Miércoles, 23 de Abril de 2014
¡Hola!
Puedes iniciar sesión,
si no tienes cuenta crea una
publicidad

Portada » Análisis
 
actualizado 29 de agosto 2011
Las latinoamericanas ganan poder pero las libias lo van perdiendo
Hoy la única mujer libia que aparece dando arengas es la hija del dictador. Gadafi, quien llegó a ser el único jefe musulmán que tenía una guardia pretoriana compuesta exclusivamente por soldadas
Por Isaac Bigio
Translate

» Al colocar en el buscardor google imagenes sobre los rebeldes libios nos dio esta foto. Las mujeres armadas pro-Gadafi levantando las banderas verdes.

» Notese que mientras hay mujeres que se alistan como soldadas de Gadafi, los rebeldes solo tienen varones

foto cortesía

 

Las mujeres han solido ganar espacios cuando las dictaduras son reemplazadas por democracias, algo que se ha demostrado en América Latina la mayoría de sus países ha venido eligiendo mujeres como presidentes, vicepresidentes o primeras ministras. En cambio, un signo de un retroceso de toda sociedad es cuando el sexo que representa a la mitad o la mayoría de sus ciudadanos pierde derechos y poder, tal como parece que puede estar pasando con el nuevo gobierno libio post-Gadafi tan influenciado por los emires más machistas del planeta.

En todas las imágenes que uno ve de los anti-gadafistas libios hay algo que destaca. Todos los que combaten, marchan o dirigen son varones.

No se conoce una sola dirigente, ministra o jefa militar de los rebeldes libios, donde las principales fuerzas árabes que les apuntalan son las de los Emiratos Unidos de Arabia y de Qatar, países donde las mujeres no pueden estudiar o rezar junto a los varones, donde ninguna dama ha sido ministra o legisladora, donde la poligamia y los matrimonios arreglados son una norma y donde el ‘cargo’ más alto al que pudiesen aspirar es a la de ser una de las tantas esposas de algunos de los jeques. El Emir de Qatar, por ejemplo, tiene 3 esposas a quienes les ha hecho que le den un total de 24 hijos.

Después de la caída de la residencia de Gadafi, el principal programa político de la BBC (Newsnight) hizo un reportaje donde se reconocía que el rol de las mujeres en Libia iba disminuyendo en relación a su situación durante Gadafi o a las dos rvoluciones democratizantes de los dos países de sus costados (Túnez y Egipto) donde una de las características fue que ellas participaron o dirigieron marchas multitudinarias.

Hoy la única mujer libia que aparece dando arengas es la hija del dictador. Gadafi, quien llegó a ser el único jefe musulmán que tenía una guardia pretoriana compuesta exclusivamente por soldadas, también logró que la mujer libia fuera una de las que tuviera mayor libertad, educación y beneficios maternales en el mundo islámico.

Retrocesos para las mujeres árabes

Mientras hoy la OTAN le enrostra a Gadafi su autoritarismo, todos los jerarcas rebeldes fueron funcionarios suyos y no se inspiran en repúblicas multipartidarias musulmanas como la de Bangla Desh (que en 17 de los últimos 20 años ha tenido a distintos gobiernos encabezadas por mujeres) sino en emiratos absolutos donde no se permiten elecciones generales, partidos, sindicatos o movimientos por la igualdad entre los sexos.

Después de haber depuesto a los gobiernos nacionalistas pan-arabistas de Irak y Libia, los dos siguientes objetivos de EEUU son las otras 2 repúblicas contestatarias del Medio Oriente: Siria e Irán. Ambas son los únicos países de dicha región que tienen a una vicepresidente. Najah al-Attar lo es de Siria desde el 23 de marzo del 2006 y Nasrin Soltankhah los es de Irán desde el 5 de agosto del 2009 (habiendo reemplazado en ese puesto a Fatemeh Javadi, quien fue la anterior vicepresidente desde el 3 de agosto del 2005).

En cambio, a los gobiernos que EEUU protege y que hace de la vista gorda cuando reprimen es a los de las 6 petro-monarquías de la península árabe. Washington no condena a éstos cuando sofocaron la rebelión pro-democracia de Bahréin (que se dio al mismo tiempo que su ofensiva contra Libia) ni a Arabia Saudita donde las mujeres deben andar con velo, con un varón que les acompañe y sin tener derecho a conducir solas un auto. Tampoco estas pueden asistir a alguna iglesia, pues todas ellas se hayan prohibidas.

La mujer latinoamericana cada vez conquista más espacios en el poder

El retroceso del poder de la mujer en Libia contrasta con lo que pasa en la América septentrional en donde en el 2010 Bachelet culminó de ser la presidenta chilena 2006-2010 y tres mujeres fueron electas al gobierno (Laura Chinchilla en Costa Rica, Kamla Persad en Trinidad y Tobago y Dilma Rousseff en Brasil, donde se ha convertido en la primera mujer del mundo electa presidenta con más de 55 millones de votos) y en el 2011 la argentina Cristina Kirchner apunta a ser la primera presidenta reelecta en la historia del planeta.

En el mismo medio año que dura la guerra civil de Libia, en Lima, la antigua ciudad de las tapadas, viene ocurriendo una inversa revalorización de las mujeres. Su alcaldía fue disputada por dos mujeres (Lourdes Flores y Susana Villarán, la segunda alcaldesa que haya tenido dicha capital). Perú tuvo a Rosario Fernández como primera ministra (entre el 19 de marzo al 28 de julio, haciendo que esta sea la única república americana en haber tenido a dos mujeres como jefes de gabinete en una sola década, siendo la anterior Beatriz Merino en el 2003) y a Keiko Fujimori, quien en el 2006 llegó al congreso con la mayor votación, y luego como la primera mujer en entrar a un balotaje y haber encabezado una encuesta presidencial. Desde el 28 de julio del 2006 al 2011 Lourdes Mendoza fue la segunda vicepresidente y desde esta fecha hasta el 2016 Marisol Espinoza es y será la nueva primera vicepresidenta.

Si uno ve el mapa de donde hay mujeres que han llegado a ser electas jefas de Estado o de gobierno verá que hay dos potencias (Rusia y EEUU) y una vasta región compuesta por 16 países árabes que nunca ha tenido mujeres electas conduciéndolas. EEUU podrá reclamar que ha tenido dos mujeres liderando su diplomacia (Condoleeza Rice e Hillary Clinton), pero en el mundo árabe la mujer sigue rezagada.

América Latina puede ser un modelo para la región árabe-hablante tanto para adoptar formas más democráticas como para integrar a las mujeres al poder.

Hasta hace 35 años ningún país latinoamericano había tenido a alguna gobernanta, pero desde entonces hasta hoy la mayoría de éstos ya ha electo a alguna mujer en la presidencia, vicepresidencia o premierato.

Comentarios
El diario La Jornada insta a los lectores a dejar sus comentarios o quejas al respecto del tema que se aborda en esta página, siempre guardando un margen de respeto a los demás. También instamos a reportar las notas que no sigan las normas de conducta establecidas. Donde está el comentario, clic en Flag si siente que se le irrespetó.
 
©2012 La Jornada. Una empresa del grupo Arévalo-Garméndez. All Rights Reserved.