Exportadores de carne advierten trabas de exportación a Honduras y Costa Rica
Quieren que el gobierno de Nicaragua aplique las mismas trabajas de no llegar a ninguna solución
Redacción Central

Las exportaciones de carne bovina han sido complicadas estos últimos años en Honduras y Costa Rica, lamentan desde la Cámara Nicaragüense de Plantas Exportadoras de Carne Bovina.

Foto Archivo
Entre 4 mil y 5 mil toneladas de carne bovina al año con un valor de 25 millones de dólares, se ha dejado de recibir desde Honduras, esto a causa de las restricciones impuestas del gobierno catracho desde el año 2010, informó el director ejecutivo de Cámara Nicaragüense de Plantas Exportadoras de Carne Bovina (Canicarne), Onel Pérez.

Lo mismo ocurre a la leche, totalizando las pérdidas en estos dos productos, en unos 40 millones de dólares anuales, detalló Pérez, quien señaló que esto corresponde casi al 50% de las exportaciones a esa nación destino.

“Varios tipos de trabas” es lo que ha venido aplicando Honduras a la importación de carne bovina desde hace 6 años, es por eso que a suelo catracho no ingresa este producto nicaragüense, ahora se suma la leche.

Las restricciones hondureñas es la de no brindar atención a las solicitudes del Ministerio Agropecuario (MAG) o del Instituto de Protección y Sanidad Agropecuaria (IPSA) apra realizar las inspecciones a los mataderos.

La otra es que si se realizan las inspecciones los resultados no son enviados para su análisis, y si llegan a enviarse, las autoridades hondureñas siempre exponen “cualquier tipo de inconformidades”, a pesar de esto los mataderos los resuelven, pero no existe ninguna respuesta.

También ocurre en Costa Rica

Pérez lanzó la advertencia que las restricciones a la carne bovina nicaragüense ocurren en otros países de la región, como Costa Rica, que en las últimas semanas se han hecho medidas que obstaculizan el libre comercio de la carne.

Las medidas que aplica Costa Rica a este producto nicaragüenses es “la descarga de los productos refrigerados y congelados en depósitos fiscales y no permitir su permanencia a bordo; rechazo de carne y vísceras con más de tres meses de fecha de empaque, reformas a su reglamento técnico de etiquetado de la carne cruda, molida, tenderizada y vísceras, las que contienen aspectos discriminatorios que obstaculizan el libre comercio”.

La directiva de Canicarne realizó un llamado público al Gobierno para que, a través del IPSA, MIFIC y MAG se tomen “las medidas correspondientes ante las afectaciones que está ocurriendo con el primer rubro de exportación del país, y aplique medidas recíprocas o equivalentes en términos de proporcionalidad económica y/o recurra a los mecanismos legales invocando los mecanismos de resolución de controversias al amparo de la Integración Económica Centroamericana y la OMC”.

“Los países centroamericanos, clientes tradicionales de la carne bovina nicaragüense, tienen la mirada en países suramericanos, Estados Unidos y Canadá, quienes a su vez buscan agresivamente la introducción de sus carnes en la región, lo que pone en serio riesgo a la ganadería y la industria cárnica nacional”, advirtió Pérez.





Artículos similares



NOTA DEL EDITOR: El diario La Jornada insta a los lectores a dejar sus comentarios al respecto del tema que se aborda en esta página, siempre guardando un margen de respeto a los demás. También promovemos reportar las notas que no sigan las normas de conducta establecidas. Donde está el comentario, clic en Flag si siente que se le irrespetó y nuestro equipo hará todo lo necesario para corregirlo.

Top