Miércoles, 23 de Abril de 2014
¡Hola!
Puedes iniciar sesión,
si no tienes cuenta crea una
publicidad

 
actualizado 6 de julio 2011
El juego se tranco
Si no se respetan las reglas, en este caso, la constitución y las leyes, entonces no hay juego
Por Nelson Maica C.
Translate

Si comparamos la contienda electoral con un juego, observamos que se deben cumplir y acatar, por parte de los jugadores, una serie de requerimientos y requisitos y reglas, normas, etc., para participar y obtener resultados. Reglas a cumplir para jugar y para recibir el premio, si dos y/o más jugadores se ponen de acuerdo previamente. ¿Quién hace las reglas? El inventor del juego y/o los que se ponen de acuerdo para jugar una partida.

Si desde ya el régimen anunció que no cumplirá las reglas, entonces no habrá juego transparente entre estos dos jugadores, régimen vs oposición; no habrá elecciones. Desparece la posibilidad de juego entre dos jugadores. Y, si las hay, son desde ya, dudosas y/o tramposas. Y cuando hablamos de normas y reglas en un juego a cuáles nos estamos refiriendo. ¿Cuáles reglas? Veamos.

Castigos a quienes no acaten las reglas; sitios en donde se desarrolle el juego; ambiente seguro para desarrollar el juego; reconocimiento de los resultados del juego por las partes y los que avalan el juego; arbitro ante quien presentar quejas y querellas; voluntad y decisión para aceptar los resultados: ganar o perder o empatar o retirarse del juego a tiempo y/o a destiempo; una vez terminado el juego seguir con la vida normal. Casi todos hemos participado en algún juego alguna vez. Ahora también, incluso, en juegos con aparatos electrónicos. Cartas, domino, ajedrez, metra, ronda, quiriminduñe, béisbol, básquet, fútbol, etc. Solo que elegir un presidente(a) de un país, un diputado(a), gobernador(a), alcalde (sa), concejal, miembro de una junta parroquial, junta de condominio, etc., no es exactamente un juego, aun cuando se puede comparar con él por la estructura del mecanismo.

Hasta hace unos 6 años se trataba el tema electoral con cierta reserva. Hoy casi con horror, con pánico, porque quienes están al frente del régimen, por ahora, han manifestado que si pierden las elecciones (el juego) no entregaran el poder y hasta amenazan con tomar las armas para quedarse con el poder y, según denuncias publicas, supuestamente el registro de electores (REP) esta viciado y las “maquinas” no son confiables, pueden ser manipulables por diversas fuentes externas al arbitro. Así que este régimen y sus rojos irrespetan, desde ya, las reglas del juego, irrespetan la constitucion99 y las leyes sobre las elecciones; se burlan del sistema democrático, del ciudadano, del pueblo, y sobre la forma de cambiar, de renovar, en paz, las autoridades del país. Y lo notable, sospechoso y que contribuye a infundir cierto temor a una parte de la población votante, es que quienes tienen por mandato administrar justicia; con relación a este punto, no dicen ni esta boca es mía, no sancionan a los que abiertamente amenazan con romper el hilo constitucional y llaman a la violencia y a la guerra y a la muerte, empezando por el supuesto jefe de los rojos.

Si no se respetan las reglas, en este caso, la constitución y las leyes, entonces no hay juego. Se tranca el juego por esta causa. Se evidencian, exhiben, entonces, jugadores que comunican hacia el pueblo, hacia los electores, lo peor de si mismos. Si la sociedad venezolana reconocía las reglas para cambiar gobernantes, mediante el voto, elecciones, y se encuentra, ahora, con que uno de los participantes no las cumple, entonces debería sancionar, de alguna manera, a quien las incumple. Eso es lo normal, lo lógico, lo esperado. ¿Cómo lo hará si la justicia no actúa? La sociedad venezolana ni el resto de los países democráticos del planeta deberían validar a quienes se cogen el poder con la fuerza bruta, ni tampoco a quienes actúan fuera de la constitución y las leyes. Se tranca el juego democrático por esta causa.

Claro, sin la aceptación y validación de la sociedad, del pueblo, en el cual vivimos, el juego no es valido, no es aceptable. Y no debería serlo para el resto del mundo democrático. La elección política, la renovación de autoridades de un país, se hace tal como dice la constitución de ese país y las leyes particulares respectivas. Por lo tanto, el pueblo de ese país reconoce y valida las elecciones que en el se celebren. Valida tanto el acto electoral, como la forma de elegir, como la manera de transformar los votos en representantantes de ese pueblo. Casi siempre se manifiestan jugadores que quieren jugar y otros que no quieren jugar. Tenemos jugadores que participan limpiamente, como dicen las reglas, y jugadores que hacen trampas, que quieren ganar haciendo trampa. Deberían ser, igualmente sancionados o retirados de la contienda, de no aceptarlo y alzarse con el poder, se acabo el juego para él y la sociedad lo tendrá como no valido y de esa forma también se tranco el juego, no hay juego democrático y plural.

Ya lo anunció, muy recientemente, con todo desparpajo, quien funge de jefe de las ramas del poder público, no hay separación de poderes, hay un solo poder y ganamos todas las elecciones como nos de la gana porque somos dueños, también, del organismo electoral. Entonces no necesitan electores para hacer elecciones. No basto con la formulada por un militar en funciones en la misma tónica y sobre quien todavía se esperan las sanciones que le corresponden de acuerdo a las leyes. Vaya democracia socialista comunista y humanista y libertaria. Su palabra “vaya a lante”, como decimos en el llano. Esa declaración, simplemente, tranco el juego democrático. ¿Entonces? No habrá premio y/o reconocimiento al ganador y participantes, tal como ocurriría en una democracia plural actual. Tampoco observaríamos como el organismo responsable, una vez contado los votos, emite los respectivos reconocimientos al o los ganadores. Menos, otorgar el Premio: gobernar y/o representar eficaz y eficientemente a los electores en esos cargos y administrar con honradez los recursos de todos.

Retumba todavía el anuncio, con eco en lo militar, de que no entregaran el poder si pierden los rojos. Y, para remate, recientemente, el consanguíneo, apela a la lucha armada y, en lo interpretativo, confirma todo lo anterior en cuanto a las intenciones manifiestas de los rojitos de no entregar democráticamente el poder. Entonces, desde hace rato, se tranco el juego democrático, hay solo usurpadores, vencidos avisados, ganadores a la mera fuerza bruta y acorralados sin “indignación”, por el momento. Y, para colmo, ahora, el primer responsable del régimen esta hoy limitado por enfermedad y en territorio extranjero, en el de sus amos, por lo cual se convierte, de hecho, en un agente extranjero, de ese régimen. ¿Cuál es para usted la presente situación? ¿Cuál es el juego en estos momentos? ¿Cuáles los jugadores, ahora? ¿Cuáles las alternativas? ¿Elige la oposición continuar una partida con cartas marcadas y devaluadas? ¿Se puede continuar cambiando de juego, de partida, con una mejor estrategia y asegurar el triunfo de la oposición? ¿Qua pasará en la práctica aquí? ¿Qué aplica en este momento y en estas circunstancias? ¿En lo legal, en lo político? ¿Aceptamos como director la figura del agente de un régimen externo, confeso y evidente? ¿Habrá futuro, entonces, para un estado independiente, para la democracia plural, pacifica? ¿O habrá que recurrir a otros medios para restablecer la Republica libre, independiente, democrática y plural? ¿De donde y de quien la ayuda necesaria? ¿Ante tales evidencias, qué estará pensando el mundo democrático y plural del resto del planeta? ¿Cuáles acciones tomara? ¿Habrá acciones y de cuál tipo? ¿Ayudara el mundo democrático, efectivamente, a los pueblos de Cuba y Venezuela a restablecer la Republica democrática y plural y/o seguirá sosteniendo y apoyando, como lo ha hecho, a los regimenes militaristas dictatoriales socialista comunistas?

Tips:

1. ¡Y todavía no arreglan la calle los samanes en el Paraíso, Caracas! Maulas. Más de un año arreglando una calle y tapando el hueco. Eso es, también, violencia contra el pueblo. ¿Dónde esta la supervisión? ¿Dónde la Contraloría? ¿Quién es el responsable? ¿Quién exige resultados, cuentas?
2 ¿Cuándo remueven a los responsables de tanto atraso? ¿Los nuevos nombramientos y ascensos y descensos están refrendados por los amos, ahora, luego de salvarle la vida, con otra razón, propietarios y dueños del paciente? ¿Cómo y con qué les pagara lo que le cobren? ¿Quiénes serian los paganini?
3. ¿Y los que proclaman a los cuatro vientos y a cada momento su humanismo, ética, moral, pureza, principios democráticos y demás, seguirán apoyando tamañas vagamunderías y mentiras, violaciones a la CN99 y leyes, etc.? ¿Hasta cuando?
4. ¡Los trabajos de parafernalia y de utilería para las tomas mediáticas e impresionar incautos desplegados en las ultimas 48 horas en Caracas y la movilización de grupos pagados vociferantes no disimulan ni opacan la brillantez, como el sol, del desastre y la hecatombe roja rojita de mas de 12 años contra el pueblo y la ciudad! ¡Aquí no hay nada que celebrar debido a la patética destrucción y daños de estos rojitos; pero si hay mucho que rescatar, rehacer y reconstruir! ¡El cambio va!
5. Valores individuales y colectivos más conocidos e inherentes a la sociedad liberal: honestidad, bondad, tolerancia, libertad, justicia, amistad, responsabilidad, respeto, lealtad, ejercicio de ciudadanía, sensibilidad, organización social, rendición de cuentas, propósitos comunes, voluntad política, planificación de obras.
6. Virtudes de la sociedad liberal: Individualismo y diversidad. El individualismo requiere independencia y la diversidad social tolerancia. La independencia se adquiere en la familia (estabilidad, compromiso, cuidar de uno mismo y de otros) y la tolerancia no impide que algunas maneras de vivir se consideren superiores a otras.

“El poder se puede dominar, también, si informamos, comunicamos, actuamos y nos movilizamos estratégicamente”. Anónimo.

Comentarios
El diario La Jornada insta a los lectores a dejar sus comentarios o quejas al respecto del tema que se aborda en esta página, siempre guardando un margen de respeto a los demás. También instamos a reportar las notas que no sigan las normas de conducta establecidas. Donde está el comentario, clic en Flag si siente que se le irrespetó.
 
©2012 La Jornada. Una empresa del grupo Arévalo-Garméndez. All Rights Reserved.