GSAhgitoDirigiendo el pensar y evitar discordia se consigue en forma individual y en colectivo en sicoterapia de GSA, dice

El Doctor Leonel Ayala García, fundador de los Grupos de Sicoterapia de la línea del doctor Ayala, GSA, fundados en Santa Ana, El Salvador, Centroamérica el 31 de diciembre de 1967, para superar problemas der personalidad afectados por el pensamiento que los conduce a consumir alcohol, drogas y otras adicciones y hábitos desacertados, alertó a los seres humanos y del mundo para que con un pensamiento dirigido, que se consigue en forma individual en la psicoterapia de GSA, puedan cuidar los 2 mil 500 millones de latidos del corazón que traen los seres humanos en el recóndito de la Genética desde que nacen hasta que mueren. En el diccionario recóndito significa que que ue está muy escondido, reservado y oculto.

Expresó el doctor Ayala que en GSA se aprende con la autoinformación de cada ser humano y en la sicoterapia que se practica, saber dirigir el pensar y evitar la discordia, el enojo, el capricho, la soberbia que afectan las células humanas en forma irreversibles con enfermedades incurables como el cáncer, la diabetes, la presión arterial baja y alta, y, el envejecimiento prematuro.

El doctor Leonel Ayala García junto a su hijo el doctor Mario César Ayala Acevedo, vértice mundial de GSA, su convaleciente esposa doña Iris Acevedo de Ayala, su nieto José Leonel, su hija la doctora Ana Iris y la familia Ayala Acevedo, participan en la difusión del mensaje de la Genética humana para superar defectos de personalidad que se han logrado exitosamente en lo individual pero en colectivo.

Le preguntamos al doctor Leonel Ayala García para los lectores del diario LA JORNADA en el sitio de internet, www.lajornadanet.com de Nicaragua sobre la esclavitud a las palabras ajenas, al qué dirán. El fundador de GSA dijo que “en realidad se debe al poco desarrollo del cerebro humano. Porque en realidad si alguien dice que se preocupa por lo que el otro está pensando de él mire que absurdo, como puede saber lo que está pensando de uno. Son puras susceptibilidades. No olvidemos que con las sensibilidades con la que nacemos, cuando se traslada, cuando se transporta a lo social, se transforma en susceptibilidad eso es darle más importancia a lo que dicen. Una persona con madurez no le importa, para él no existe la crítica, ni existe la alabanza, ni existe la Fama”, manifestó.

Sobre la justificación y la racionalización de los defectos personales el doctor Ayala dijo “que no podríamos dejar por fuera que la persona tiene la pésima costumbre de justificar o de racionalizar, como quiera decirle, nuestras condiciones, nuestros defectos, nuestras actitudes, y la persona que justifica conmisera. La persona que conmisera frustra, la persona que conmisera obsesiona. Entonces, la salida no es tan complicada, ya es Psicología práctica, la Psicología práctica es que la persona no este racionalizando sus defectos y sus errores, si no que los admita honradamente porque eso evitará que se quede conmiserado. En consecuencia va a evitar transformar en frustración el acontecimiento y no va a obsesionar”, subrayó.

Acerca de los problemas en la Familia que es la fuente de todos los conflictos le preguntamos al doctor Ayala lo siguiente: ¿Usted estuvo insistiendo sobre el asunto de la Familia, que ahí es la fuente de todos los problemas?

Dr. Ayala: Sí ahí es la fuente. Más que uno no se da cuenta. Porque quieren por lo mismo que le he mencionado, la racionalización, está justificando, está racionalizando el deterioro, la mala relación, buscando tener la razón, pasan discutiendo, peleando Papá y Mamá diciendo que tienen la razón, pero no se fijan que pisotean al niño, el niño cuando ve pelear a Papá y Mamá le parece que lo hacen por su culpa y él se siente culpable, al ver pelear a Papá y Mamá el niño identifica es que no me quieren. Definitivamente toda la delincuencia, todas las anomalías sociales que existen en esta tierra donde se empieza a elucubrar, donde se empieza a construir es en la Familia. No está diciendo GSA que no está de acuerdo con la Familia. No, lo que está diciendo es que otra estructura de paz y tranquilidad en la Familia, para que los hijos no crezcan con anomalías de conducta”, sostuvo.