2 sospechosos detenidos por la Policía Nacional señalados de matar a un agente y herir a dos

Policía todavía busca al jefe de célula acusada de haberse baleado con una patrulla policial

Un verdadero acontecimiento ocurrió la semana pasada en el departamento de León cuando se registró una balacera en horas de la madrugada del sábado pasado, donde falleció el agente Harry Ruiz, 23 años, y como resultado dos oficiales quedan heridos de gravedad: Harrison Ruiz y Óscar Santana.

Ambos policías tienen heridas en el abdomen y están en una condición muy delicada. El agente que perdió la vida recibió disparos de tres delincuentes que se encontraban en una actividad sospechosa en desarrollo, para cuando los irrumpen las autoridades.

Ayer domingo las autoridades informaron que detuvieron a dos sujetos sospechosos que formaron parte de esta balacera. Sorprende este acontecimiento en el país debido a que son muy poco común que ocurra una balacera entre sospechosos y policías.

Así fue la captura de los dos detenidos

A las 2 y 40 minutos de la madrugada es la hora fijada por la Policía que ocurrió la balacera que terminó de esta forma. El domingo la brigada de intervención rápida y agentes de Inteligencia de la Policía, hieren a Darwin Centeno, 23 años, en la comunidad El Troilo, ubicada al suroeste de la capital, cuando intentaban apresarlo.

Los agentes ubican al sujeto quien comenzó a disparar a los agentes, pero Centeno recibió un impacto de bala en el pulmón derecho para después ser internado en el hospital Escuela Oscar Danilo Rosales Argüello, en condición delicada.

El segundo sospechoso quien no ha sido identificado, también fue capturado en circunstancias sin detallar. Los agentes todavía buscan a un tercero, este será el jefe de esta célula, quien habría habitado en la zona de Goyena, en la carretera de León a Poneloya.

Así fue la balacera

La balacera se da exactamente en la gasolinera que está a la salida de la carretera de León a Managua, cuando una patrulla obtuvo información sobre unos hombres que bajaron de un furgón.

Entonces cuando llegan los policías para decirles que serían requisados, estos sacan sus pistolas y disparan a los agentes, para después escapar del lugar.