2009

Esos payasos

Del paso del 2009 al paso del 2010

Acoger la diversidad

El Niño de Belén

Fernando Lugo, El Nepotismo Clerical y El Hedonismo Sibarita

Tiempo de felicitaciones

Chávez–Obama y El Paralelismo

La cumbre de Copenhague sobre el clima o “El traje nuevo del emperador”

La Internacional Chavista

Los Extranjeros en España

Comprendiendo el Neo-populismo

Paseo por el bosque

La gente lidera, los políticos hablan

El Candelabro del cambio

Copenhague: los campesinos pueden enfriar el planeta y alimentarlo

Posible

Si la libertad de expresión fuera para todos

La campaña olímpica de Canadá contra la libertad de expresión

Afrenta Democrática

Román Polanski y el secreto bancario suizo

La amenaza fantasma

Bienvenida la religión para amarnos. (Los jesuitas: de ayer a hoy)

Ahora la culpa es suya, mujeres

Provocar la reflexión

Ocurrencia

Una Europa de líderes; pero sin líder

En Europa hay niños que no pueden ser niños

La OTAN: ¿Gendarme del mundo?

Nicaragua: Violencia y miseria

El Precio de la Solidaridad

Los Embajadores de la Creatividad

El hombre que puso el arcoiris en el ‘Mago de Oz’

Mejor es prevenir que curar

De rodillas ante Honduras

Defiende tu nariz

La lógica de la tortura sigue en pie

La anexión de Colombia a Estados Unidos

Las Sombras de la Patria Mia

Educar, ¿para esclavizar o progresar?

Los pésames que Obama no envió

El Efectivo

Fiesta en America

Noche de brujas y el cambio climático

El ocaso de las virtudes

Fraudes Electorales

Violencia, narcotráfico y corrupción

Tráfico y abuso de menores

Larga juventud

Detalles del momento, golpe de estado

Al mar todas las lágrimas van

La desaparición de Pinky

El Teniente Choi se niega a mentir por su país

¿Qué es ser MEXICANO?

El día que los ricos digan ¡no! a la pobreza

A los más de 50

Tablero geoestratégico del Asia Central

Cuidado con lo que publicas: censura en la era digital

Crisis actual

Adiós a una reina revolucionaria de América

Libros y bibliotecas digitales: ¿monopolio virtual?

De los buenos propósitos a la realidad

El objetivo democrático (II)

El objetivo democrático (I)

La OEA y Honduras: un recado para Insulza

El hermano incómodo

Zelaya en Honduras

Palabras que habían perdido valor

El FMLN como gobierno y la diáspora (II)

¿Dónde están los pobres del mundo?

Sin ética no hay democracia y sin justicia tampoco paz

El FMLN como gobierno (I)

Lehman Brothers: un llamado a la conciencia

Pretenden súper poderes para el Comité de Ética

El cazador de la beca perdida

Fernando Lugo: chanta, misógino y felón

Partidización divide y degrada al periodismo

La mala racha

La alfabetización que el mundo precisa

El verdadero miedo de Chávez

Ser o sentirse presidente

¿A quién le hace el juego Obama?

La única verdad es la realidad

Despedida entre nubes

Latinoamérica, una prisión de puertas abiertas

El derrocamiento de José Manuel Zelaya Rosales

Ni liberales ni militares son de fiar

Troy Davis y lo que significa ser “inocente”

Y el mundo tropezó con Honduras

Comercio y responsabilidad social

Prólogos

Soñar el mundo avivando la asistencia

El amor a una mujer cambia nuestra conducta

La línea de color del siglo XXI

Historia de un blog rosa

Los amigos hondureños de las FARC

Pagando consecuencias

Contrariedades globalizadas

El libro de caja y el patronato de la música de Barcelona

Héroes no reconocidos

Dos derechos a salvaguardar: el trabajo y el descanso

Repercutir las repercusiones

El grupo de los ocho (G-8)

Secuelas de la crisis

Europa como esperanza

Relaciones peligrosas (II)

Comenzó la caída de Hugo Chávez

Me veo en todos los hombres

La crisis

Redobles de necesidad

No es tan secreto

Encrucijada en Honduras

Dimensión ética de la crisis económica actual

Por qué honduras es ahora tan importante para el Alba

La Tendencia Kirchnerista

Relaciones peligrosas

Cibergénero: Nuevas Tecnologías, Brecha Digital y Sexualidad (I)

El amor en la verdad

El votante dubitativo

El Adiós de un Campeón

Honduras: un golpe de estado atípico

Revertir el golpe

Ante quien se rindió el campeón

El dólar no es una moneda confiable

Congreso, ¡cúrate a ti mismo!

Libertad de expresión vs. vigilancia en la era digital

Palanca

Una ética de base; por favor

Abril rojo

¿A dónde va el ser humano?

Fui yo… ¿y qué? (II)

La cultura de la irresponsabilidad

Dólares y proyecto

Los palestinos de Israel: rehenes de la extrema derecha

Fui yo… ¿y qué?

Visión europeísta de los libros que necesita el mundo

Educación universal y universalista

Apuntes sobre la Política Exterior de los Estados Unidos de América

Todo un profesional

El fin de Gordon Brown y las elecciones europeas

El Dr. George Tiller no tenía que morir

La literatura de Obama

El hombre que desentona

Discriminaciones

Ascensión histórica del pueblo revolucionario

La ONU y la construcción de una ética del futuro

Chevron, Shell y el verdadero costo del petróleo

La democracia que no llega

La paz se escribe en femenino

Bicentenarios, Dos Guatemalas, Lora y Benedetti y Sri Lanka

Alboroto en el Comité Baucus

Apuntes para una ética global

Mi chica favorita

La declaración del muñeco del sur

Cambiando la mentalidad militarista de Obama

Un libro malditamente divertido

Gripe porcina, AH1N1, H5N1,cócteles genéticos de virus y un futuro impredecible…

Obamanía

Un empujón

Contra la libertad

Más muros que puentes

Cura ante las epidemias

Generación X

Un empujón

Las cumbres de las Américas

Puentes hacia la paz

Procacidad política

Una tragedia oportuna

Analgésico para recuperarnos

¿La gripe porcina es un arma biológica?

Influenza Porcina, ¿distracción gubernamental o realidad?

Legado del líder en el siglo XXI

El grupo de los veinte (G-20)

Secuelas de un encuentro de escritores

El deshumanizado trabajo humano

Orgullo en las Américas

En el jardín de los libros

La guerra de géneros desdice al género humano

Ni villa, ni hermosa

Los derechos de la mujer latinoamericana en Alemania

Alegría en el sacrificio

Primavera, dama del amor, enamora a Europa

Los musulmanes continúan sitiados en Estados Unidos

Un nuevo comienzo

Águila o sol

Los trastornos mentales: asignatura pendiente

Presidentes de Nicaragua

Lecciones de Seattle para Londres

Mauricio Funes ¿Sacan a Saca?

El G20 debe pensar dos veces antes de incrementar recursos del FMI sin hacer reformas

Los Borbones de las finanzas mundiales

Primavera, dama del amor, enamora a Europa

Rompiendo cadenas

Cumpleaños feliz

Muñeco del sur

Convertirse en un buen ciudadano europeo

Reflexión: sobre No a la Violencia

No hay rescate para los más golpeados

El sistema de salud de pagador único tiene que estar en el debate

La pesadilla

El Salvador socialista

Hambre y abundancia matan por igual

FMLN o ARENA, ¿por quién votamos?

Don Domingo como modelo

Otra amenaza: la crisis energética

El maestro del baile

Obama y su coalición de los ya no tan dispuestos

El chulo y las putas

Próxima entrega: ¿por quien votar, Funes o Ávila?

Gripe o influenza

¡Qué caiga el muro del dominio!

Consumo tóxico

¿Son identificables los conceptos universidad y empresa?

Diáspora histórica

Amenazas

Lo que debe hacer un estado social

Consciencia de aquí y de allá: migración en México

El rescate de mamá

El amoroso injerto de marina al amor

Obama: “Cuando lo ultimo que se pierden son las esperanzas”

La trampa afgana de Obama

Demasiado poderosos para quebrar, demasiado poderosos para encarcelar

El bolsillo de los españoles

Morir joven

El mal ejemplo de los líderes corruptos

Inversión verde; solución para dos crisis

Una novela para Valentina

El cuerpo como campo de batalla

Algo más que palabras

La sequia toxica: “Duelo al sol”

Del euro de nuevo a la peseta

Elección 23N2008 (parte 1)

Los nueve mil millones de nombres de Dios

¡No olvidemos a Gaza!

Lo que al mundo le falta y le sobra

Un castigo muy original

Un compromiso impostergable

La ilusión del mundo por Obama

Señor Obama, a propósito de sus dos hijas

¿Quién gobernaría en El Salvador, Funes o el FMLN?

Gaza: “No se puede decir la verdad en la tele”

Tu inconformidad me tiene sin cuidado

Voces israelíes por la paz

Apropósito del Año Nuevo

Gaza sin gasas

¿Se puede defender a Israel?

Una declaración literaria

Recuerdos navideños