LA JORNADA

Científicos chinos descubren un púlsar en los residuos de una supernova

El objeto astronómico, nombrado como PSR J2016+3711, se encuentra a 43.400 años luz de la Tierra

Científicos chinos descubren un púlsar en los residuos de una supernova
Imagen de longitud de onda dual de la estructura CTB 87, en donde la cruz blanca indica la ubicación de la fuente puntual de rayos X, lo que significa la presencia del púlsar.
Qian-Cheng Liu

Un grupo de astrónomos de instituciones científicas chinas informó en un artículo recientemente publicado en el servicio de preimpresión arXiv el descubrimiento de un púlsar en la estructura resultante de la explosión de una estrella masiva (supernova), identificada como CTB 87, situada en la constelación de Cygnus.

Los púlsares son estrellas de neutrones, los objetos más densos conocidos en el universo, altamente magnetizadas y en rotación, que tienen la particularidad de emitir un haz de radiación electromagnética. De acuerdo con Phys.org, generalmente estos cuerpos cósmicos pueden ser detectados en forma de breves ráfagas de emisión de ondas electromagnéticas, aunque algunos de ellos se pueden observar mediante telescopios ópticos, así como de rayos X y gamma.

La CTB 87 alberga una nebulosa de viento púlsar que se caracteriza por tener propiedades electromagnéticas inusuales y poco examinadas en las longitudes de onda de los rayos X. No obstante, aunque las nebulosas de viento púlsar se alimentan con la energía de un púlsar, no se había encontrado ninguno de estos objetos en esta estructura.

Conociendo las características del nuevo púlsar

Los autores del estudio localizaron una fuente puntual de rayos X, denominada como CXOU J201609.2+371110, en la parte sureste de la CTB 87, lo que indicó que se trataba de un púlsar. Esta estrella de neutrones fue encontrada a través del radiotelescopio esférico de apertura de 500 metros (FAST, por sus siglas en inglés), ubicado en la provincia china de Guizhou.

El púlsar en cuestión, nombrado como PSR J2016+3711, se encuentra a una distancia de 43.400 años luz de la Tierra y completa una rotación en 50,8 milisegundos. Los científicos estiman que su edad característica es de 11.100 años y su medida de dispersión (densidad de la columna de electrones libres en un púlsar), de 428 pc/cm3.

Las mediciones de las características del PSR J2016+3711 apuntan a que su luminosidad de rotación es de 22 undecillones de ergios/segundo y que tiene una importancia de pulsos de 10,8, lo que indica la naturaleza compacta de su fuente de rayos X. Sin embargo, este púlsar no muestra los perfiles de haz de radiación que se aprecian en otros de estos objetos, por lo que se sugirió que su haz es esencialmente estrecho.

Pese a que en el PSR J2016+3711 se hallaron pulsaciones de rayos gamma con el telescopio espacial Fermi de la NASA, los astrónomos no descubrieron ninguna fuente de este tipo de radiación, y señalaron que realizarán más investigaciones para descartar que el púlsar emite pulsos de rayos gamma.

Artículos Relacionados

Energía producida en desiertos chinos alcanza la mitad de la capacidad anual de EE.UU.

Redaccion Central

Un antídoto universal contra el veneno de muchas de las serpientes más peligrosas ya es real

Redaccion Central

Hallan un agujero negro supermasivo tan ‘hambriento’ que devora un sol por día

Redaccion Central

La NASA descubre una ‘sorpresa’ en el espacio

Redaccion Central

Medicamentos “revolucionarios” contra alzhéimer provocan una reducción del tamaño del cerebro

Redaccion Central

Un satélite de más de 2 toneladas caerá a la Tierra esta semana

Redaccion Central