Miércoles, 05 de Octubre de 2022
¡Hola!
Puedes iniciar sesión,
si no tienes cuenta crea una
publicidad

Portada » Internacional
 
actualizado 29 de octubre 2013
Líder ultraderecha ruso propone disminuir la natalidad en Cáucaso del Norte
Junto a ello instalar alambres de púas para evitar aumento de personas
Cables
Translate

» En la gráfica el líder ultranacionalista ruso Vladimir Zhirinovski, quien con su propuesta podría traer problemas al presidente Vladimir Putin, para mantener la estabilidad en Rusia.

foto

 

MOSCU - El líder ultranacionalista ruso Vladimir Zhirinovski, máximo dirigente de los liberal-democráticos y vicepresidente de la Duma -la Cámara Baja del parlamento ruso- hizo la oferta de colocar "alambres de púa" y "reducir la natalidad" en el Cáucaso del Norte, al que están "ligados todos los problemas del país".

La propuesta es "abiertamente pro nazi" y alimenta "el odio étnico y religioso", acusaron desde lugares opuestos el líder checheno Ramzan Kadyrov y el dirigente del partido reformador Iabloko Serghiei Mitrokhin. El primero hizo la solicitud en su cuenta de Instagram que el parlamento manifiesta un pronunciamiento sobre declaraciones que "ofenden a millones de ciudadanos rusos", y que Zhirinovski responda. El segundo, por su parte, solicitó oficialmente al comité de investigación que comience una indagación sobre el caso.

En un programa de televisión, Zhirinovski surigió como medidas contra el terrorismo de matriz islámica la reducción de la libertad de movimiento de los habitantes del Cáucaso (de fuerte mayoría musulmana), encerrándolos con alambre de púas y a la vez aplicando una multa sobre el tercer hijo.

Las propuestas de Zhirinovski se montan en la ola de creciente humor nacionalista y xenófobo que vino tras el atentado en un bus de Volgogrado de parte de una atacante suicida daguestana.

También se trajo recientemente una ola de protestas populares contra la inmigración clandestina, tras el homicidio en Moscú de un joven ruso de parte de un azerí.

Pero las palabras del líder ultranacionalista lindan claramente con el racismo, advierten los defensores de los derechos humanos, alimentando un clima de odio que el propio Putin quiere evitar como sea, para evitar la explosión de conflictos sociales en un país multiétnico y multirreligioso.

Rusia tiene además la mayor comunidad musulmana de Europa, albergando unos 20 millones de fieles, de los cuales casi dos millones habitan en la capital.

Pero Zhirinovski, en el pasado considerado a menudo como un "ventrílocuo del Kremlin", sigue defendiendo sus ideas, afirmando que se trata de métodos usados también en otros países.

"En la historia de la humanidad se tomaron varias medidas para limitar la tasa de nacimientos cuando exceden aquellas necesarias para un normal desarrollo de cierto territorio, sociedad o estado. ¿Qué puede causar aquí emociones negativas?", preguntó.

Zhirinovski tampoco retrocedió sobre el alambre de púas: el líder ultranacionalista evocó a Estados Unidos, que "construyó un muro, con el cual por otro lado no consigue bloquear el flujo de inmigrantes desde México. Y nadie habla de nazismo".

Comentarios
El diario La Jornada insta a los lectores a dejar sus comentarios o quejas al respecto del tema que se aborda en esta página, siempre guardando un margen de respeto a los demás. También instamos a reportar las notas que no sigan las normas de conducta establecidas. Donde está el comentario, clic en Flag si siente que se le irrespetó.
©2012 La Jornada. Una empresa del grupo Arévalo-Garméndez. All Rights Reserved.