Lunes, 20 de Mayo de 2019
¡Hola!
Puedes iniciar sesión,
si no tienes cuenta crea una
publicidad

 
actualizado 19 de agosto 2011
Pagan los mismos
Es hora de que volvamos a poner nuestro granito de arena con nuestros comportamientos
Por Iñaki Markiegi Candina
Translate

En los años 80, ante la crisis económica de la “reconversión industrial” se coreaba por las calles “La crisis que la pague el Capital”. Hoy nos encontramos con varias crisis juntas: la económica, la financiera, la política, la alimentaria, la de las energías fósiles y el calentamiento global; y los “paganos” siguen siendo las personas y los Pueblos que menos tienen y con menor capacidad tienen para exigir sus derechos.

Las grandes transnacionales, apoyadas por los Gobiernos de las principales potencias, van imponiendo como “ley de hierro” sus intereses al tiempo que aumenta la población que sufre hambruna, vive en la extrema pobreza o tiene sus derechos económicos, sociales y políticos totalmente pisoteados.

Es hora de que volvamos a poner nuestro granito de arena con nuestros comportamientos y con nuestro proceder, para que esta vez no vuelvan a pagar las Crisis los de siempre; y en especial los pueblos más desfavorecidos, los que más soportan el hambre, la inequidad y la injusticia.

No permitamos que, en este escenario, la Cooperación Internacional sufra las consecuencias de los severos recortes aplicados por los países primermundistas a la ayuda oficial al desarrollo. No permitamos que la solidaridad entre pueblos y entre las personas se vea limitada por los recortes en nuestro apoyo al desarrollo humano de quienes menos tienen.
En Mundubat nos negamos a obviar las injusticias que asolan a los países donde trabajamos, ya sea en Palestina, en Colombia, en Nicaragua, en Chiapas o en el Sahara Occidental; y por eso seguimos en nuestro empeño de acompañar, modesta y fielmente, procesos que desde la propia sociedad civil organizada impulsen reivindicaciones y demanden cambios hacia la justicia social, la equidad de género, y el respeto y promoción de los Derechos Humanos.

Sin duda, somos más, muchísimas más las personas que apostamos por otro desarrollo y estamos cada vez más organizadas, de modo que también cada día les cuesta más ocultar sus injusticias, y proseguir con sus atropellos. Y ahí seguiremos, acompañando propuestas de solución justas, contra la ocupación de tierras y territorios, contra la violación de los Derechos Humanos, contra aquellas fuerzas poderosas y ocultas que no priorizan lo humano. Y ahí estaremos, con quienes desde abajo resisten, con quienes se organizan y se defienden, proponen, suman, con quienes anteponen los derechos a mezquinos intereses particulares.

Comentarios
El diario La Jornada insta a los lectores a dejar sus comentarios o quejas al respecto del tema que se aborda en esta página, siempre guardando un margen de respeto a los demás. También instamos a reportar las notas que no sigan las normas de conducta establecidas. Donde está el comentario, clic en Flag si siente que se le irrespetó.
 
©2012 La Jornada. Una empresa del grupo Arévalo-Garméndez. All Rights Reserved.