Jueves, 23 de Mayo de 2019
¡Hola!
Puedes iniciar sesión,
si no tienes cuenta crea una
publicidad

 
actualizado 13 de diciembre 2011
El reinado de la economía
A los ciudadanos nos importa que haya estabilidad económica
Por Ignacio Pareja Amador
Translate

Las encuestas son más que claras, lo que le interesa a la población, más allá de qué partido político alcance el poder; cuál será la forma en la que se ejercerá la legitimidad democrática; qué ideología gobernará las mentes de quienes ejercen el quehacer político, es sin duda alguna la economía.

Pero no la economía entendida a niveles macro: reservas internacionales, nivel de la deuda pública, etc. sino la economía en su mínima expresión. En términos coloquiales qué tanto entrará en los bolsillos de la población y qué tanto valdrá su capital para hacerse de aquellos satisfactores que cumplen con sus expectativas de acuerdo a las necesidades de cada grupo social, familia e individuo.

No podemos negar que todos vivimos en el contexto de la globalización, donde más allá de aquella idea de la aldea global, en la que las interacciones entre los ciudadanos del mundo derrumbarían las fronteras nacionales para formar una verdadera comunidad humana unida, hemos observado que las barreras físicas están más que presentes, incluso reforzadas por amplios candados a la migración. Sin embargo, el comercio y los flujos financieros, que son la esencia misma de las actividades económicas, sí han experimentado una liberación, con lo cual se ha expandido el modo de vida capitalista, mismo que compartimos casi todos los seres humanos del planeta.

El paradigma actual es producto de más de tres siglos de consumismo, cuyo antecedente inmediato es la revolución industrial. Nos exige demandas más allá de las necesidades básicas, es quizá la razón por la que la gente prefiere que una administración sea eficiente en lo macro y en lo micro, más allá de la forma de gobierno o modelo que ejerza en su actuar.

Dicha eficiencia no se limita simplemente al crecimiento económico, una variable que está presente en las economías emergentes y en desarrollo como las latinoamericanas, las cuales han logrado mantener cierto aumento en su PIB (6.4% en este año), contrario a lo observado en los países desarrollados (1.6%). Se trata de que exista una distribución efectiva de la nueva riqueza, un efecto cascada que llegué a los bolsillos de los ciudadanos en todas sus clases sociales.

A todo esto, ¿por qué es un reclamo hacia los gobiernos el propiciar una distribución justa de la riqueza nacional? Porque los medios para alcanzar el poder público están inmersos en el modelo de la democracia, dentro de la cual los líderes en el poder deben velar por la colectividad (mayoría) y sus intereses, no por un grupo económico o político determinado, eso se le llama oligarquía, y se supone que en la región hemos superado aquel fantasma que tanto daño nos hizo a los latinoamericanos.

En un gobierno de gentes como los democráticos, el equilibrio nacional no lo da la variable política propiamente, sino la económica. El uso correcto de la variable económica nos permite contar con una herramienta para alcanzar distintos fines como la paz social, para dignificar la vida de quienes menos tienen, para ofrecer mayores oportunidades de desarrollo a la ciudadanía, etc.

Sin embargo es también una herramienta que puede usarse para fines distintos al progreso social, es un arma de doble filo que bien puede legitimar a un gobernante o en su defecto destituirlo y muchas veces convertirlo en el peor de los tiranos.

Ejemplos a nivel internacional hay en demasía. El caso más actual es el del presidente español José Luis Rodríguez Zapatero, que llegó al poder después del cambio drástico de las preferencias electorales, producto de la incertidumbre y falta de trasparencia del gobierno de Aznar, pero que en su segundo periodo como presidente no pudo contrarrestar los efectos de la crisis económica mundial en España, pues no tuvo un cálculo correcto al respecto, lo que le valió el revés electoral en las pasadas elecciones de noviembre que devuelven la mayoría absoluta al Partido Popular liderado ahora por Mario Rajoy Brey.

El dominio de la economía sobre los demás temas que se encuentran en la Agenda de nuestras naciones responde a una coyuntura meramente global. En economía la eficiencia, la productividad, la competencia son las cualidades justas para generar riqueza. Los monopolios, los carteles, la especulación sólo producen espejismos de bienestar. A los ciudadanos nos importa que haya estabilidad económica, que las tasas de interés sean adecuadas, que la inflación nos permita mantener nuestro poder de compra, pero nos interesa aún más que el Estado haga de la economía una herramienta a favor de nuestros intereses, los cuales se refieren más que todo al cuidado de las finanzas familiares, del patrimonio, de los recursos más básicos de la ciudadanía, elementos considerados como las raíces determinantes para mantener un régimen en el poder o propiciar el cambio de rumbo.

Comentarios
El diario La Jornada insta a los lectores a dejar sus comentarios o quejas al respecto del tema que se aborda en esta página, siempre guardando un margen de respeto a los demás. También instamos a reportar las notas que no sigan las normas de conducta establecidas. Donde está el comentario, clic en Flag si siente que se le irrespetó.
 
©2012 La Jornada. Una empresa del grupo Arévalo-Garméndez. All Rights Reserved.