Domingo 19 de Mayo de 2019
¡Hola!
Puedes iniciar sesión,
si no tienes cuenta crea una
publicidad

 
actualizado 20 de diciembre 2011
La muerte de un asesino
Kim Jong-Il, gobernaba el país con mano de hierro
Por Héctor Ygonet Céspedes R.
Translate

Cuando en la tarde del domingo 18 de diciembre 2011, algunos medios internacionales empezaron a confirmar, el hasta entonces rumor de la muerte de Kim Jong-Il, por la redes sociales en especial vía Twitter, sentí que debía escribir estas líneas como homenaje a los cientos de miles de hombres, mujeres y niños asesinados en sus fatídicos 17 años de terrorismo gubernamental.

En los últimos 10 años de gobierno del dictador norcoreano, murieron de hambre mas de un millón de ciudadanos norcoreanos, el 95% campesinos, mientras el gobierno se gasto mas de 15 mil millones de dólares en armas y el fracasado programa espacial.

Corea del Norte es una nación anarquizada por el odio, y el culto divino al líder de turno. Con una población en su mayoría analfabeta, con mas de 200 mil presos políticos.

Kim Jong-Il, gobernaba el país con mano de hierro, donde era prohibida la disidencia política, y no se permitían agrupaciones políticos diferentes al partido de gobierno.

Rendirle culto a esta asesino, resulta la misma experiencia que rendirle culto al DIABLO.

El único camino de Corea del Norte, es la sublevación militar, que lleve al camino de la democracia directa y representativa.

Este es el momento ideal, para que occidente, promueva los cambios que Corea del Norte necesita, para salir del atraso y el abandono endémico, que la corrupción y el odio la han mantenido en la oscuridad y el desasosiego.

Comentarios
El diario La Jornada insta a los lectores a dejar sus comentarios o quejas al respecto del tema que se aborda en esta página, siempre guardando un margen de respeto a los demás. También instamos a reportar las notas que no sigan las normas de conducta establecidas. Donde está el comentario, clic en Flag si siente que se le irrespetó.
 
©2012 La Jornada. Una empresa del grupo Arévalo-Garméndez. All Rights Reserved.