Miércoles, 22 de Mayo de 2019
¡Hola!
Puedes iniciar sesión,
si no tienes cuenta crea una
publicidad

 
actualizado 9 de diciembre 2011
Un clima apropiado para sentirse bien
No es suficiente con progresar sólo desde el punto de vista económico y tecnológico
Por Víctor Corcoba Herrero
Translate

Hace tiempo que el planeta precisa de un clima apropiado para florecer y dar fruto, para que todas las especies puedan sentirse bien. Sin embargo, el calentamiento global, a pesar de las muchas reuniones internacionales y foros creados al respecto, lejos de disminuir, se incrementa. Por lo pronto es sarcástico que se financien plantas de carbón dentro de un mecanismo de Kioto. De igual modo, resulta irónico que Brasil apruebe una ley que pone en riesgo el pulmón del planeta, el manto de la Amozonia.

Por otra parte, la contaminación en buena parte del planeta alcanza cotas peligrosas, como es el caso de Pekín. Para desgracia de todos, las cumbres sobre el clima, son cada vez más repetitivas, poco ilusionantes y nada realistas. No pasan de ser promesas. El deterioro del suelo y la escasez de agua en muchos países amenazan la alimentación. Los ríos se quedan sin agua, tal es el caso del segundo río de Europa, el Danubio, que fenece sediento. Podemos afirmar, por consiguiente, que nos encontramos en una fase precaria a la que debemos dar soluciones cuanto antes.

Si en verdad observásemos el mundo como un hogar para todos, donde la belleza y la poesía brotan a poco que cultivemos las flores humanas, el universo germinaría como un paraíso de vida a conservar, donde todo se conjuga en la armonía y en el gozo de vivir. Por eso, no es justo que los seres humanos sigan con su egoísmo envenenando el ciclo vital del planeta. Sin duda, hacen falta gobiernos responsables, éticos, que presten más atención al medio ambiente. Desde luego, juntos es la única manera de construir, y no destruir, un planeta que necesita de los cuidados de todos los seres humanos.

El objetivo es bien claro y bien urgente, generar en la tierra un clima apropiado para que todas las especies puedan sentirse bien. Hablamos mucho de la conservación del medio ambiente, de la promoción sostenible del desarrollo, pero hacemos bien poco por asumirlo como hoja de ruta en nuestras vidas. Esta es la pura verdad. No es suficiente con progresar sólo desde el punto de vista económico y tecnológico, el desarrollo necesita de una conciencia solidaria que considere el planeta como hábitat a proteger. Produce un inmenso dolor ver que la tierra nos habla mientras sus moradores ni le escuchan.

Por consiguiente, no sólo debemos estudiar con más autenticidad el libro de la naturaleza, tenemos la obligación moral, cada uno de los seres pensantes, de poner el manuel en práctica. Dejarnos vencer por la desilusión es ilícito, puesto que todos estamos llamados a salvaguardar el planeta. Hay una alianza entre el ser humano y el medio ambiente que ha de ser reflejo de nuestros estilos de vida, que no ha de ser otro que la búsqueda de horizontes limpios, para que pueda despuntar la hermosura y espigar el bien, por todos los rincones de la madre tierra.

Comentarios
El diario La Jornada insta a los lectores a dejar sus comentarios o quejas al respecto del tema que se aborda en esta página, siempre guardando un margen de respeto a los demás. También instamos a reportar las notas que no sigan las normas de conducta establecidas. Donde está el comentario, clic en Flag si siente que se le irrespetó.
 
©2012 La Jornada. Una empresa del grupo Arévalo-Garméndez. All Rights Reserved.