Miércoles, 22 de Mayo de 2019
¡Hola!
Puedes iniciar sesión,
si no tienes cuenta crea una
publicidad

 
actualizado 14 de octubre 2011
Magna Meza, Hortensia y la vigencia de la orden superior bajo Lugo
El forzado alejamiento de la figura con mayor rating de la TV demostró la vigencia de la orden superior
Por Luis Agüero Wagner
Translate

Dijo Otto Von Bismarck que nunca se miente tanto como antes de las elecciones, durante la guerra y después de la cacería. En el caso del gobierno arzobispal del Paraguay, siempre se encuentra atravesando alguna de estas etapas, por lo que las mentiras son la norma y de manera ininterrumpida. En el Paraguay bajo estado de sitio y gobernado por un régimen clerofascista, la orden superior no sólo sirve para silenciar a policías o liberar a guerrilleras, dado que la censura hace que ni siquiera el rating salve a las figuras de ser alejadas de las pantallas por directivas del poder. Es el caso de Hortensia Morán, quien alcanzó los picos históricos de la TV paraguaya con su aparición en un programa de entretenimiento que simula una competencia de baile, pero acabó censurada por la producción que actuó contra su propio interés.

Advirtió Robert Spaemann que la televisión destruye sistemáticamente la diferencia entre lo normal y lo anormal, porque en sus parámetros lo normal carece en sí de interés suficiente y siempre habrá entonces que enfrentarlo a una alternativa. Su criterio no es la difusión de los valores y los principios sino el provocar el mayor impacto. Ello explica que en la TV, mande el rating. Se ha dicho que una paradoja siempre oculta una verdad que se pone patas para arriba para llamar la atención, y que un programa marketinero al servicio de empresas privadas actúe contra su propio rating no puede ser otra cosa. La piedra del escándalo fueron las cuentas de Twitter y Facebook, donde Hortensia seguía deslizando sus opiniones políticas y su postura crítica respecto al cura Fernando Lugo, a quien acusa de ser padre irresponsable y haber adulterado pruebas de ADN para rehuir su responsabilidad.

Teniendo en cuenta que Fernando Lugo es el presidente más caricaturizado y ridiculizado de cuantos hayan pasado por la primera magistratura del Paraguay, no resulta extraño que sea suceptible a programas que exploten esa veta humorística. Paralelamente, el éxito en las redes sociales de Hortensia llamó la alarmó a los productores del programa, quienes intentaron presionarla para abandonar las críticas, con un total desprecio por la libertad de conciencia y de expresión de la madre del hijo no reconocido por Lugo. Las presiones subieron de tono, hasta que cumplieron sus amenazas.

Quienes quieran ver en estas denuncias un intento de victimizar a Hortensia, deberían ver el cuadro completo, y saber que la persecución no empezó hoy. Ya hace meses Hortensia Morán denunció que es víctima de persecución por parte del gobierno, el cual llegó a cortarle los suministros de energía eléctrica a su vivienda y a una guardería para niños carenciados que dirige en Capiatá. La guardería formaba parte de un proyecto para la niñez y infancia del MEC, denominado CEBINFA, y su sede se encontraba en un terreno cedido por la municipalidad. Luego de ser exonerado por los gobiernos anteriores del pago de energía eléctrica, por siete años, repentinamente la ANDE decidió retirar el medidor y exigir el pago de todo lo exonerado.

Otra muestra de la mentalidad inquisitorial y represiva del luguismo se dio cuando Hortensia intentó presentar su libro “El Pastor Mentiroso” en un espacio público de Asunción, y la bancada de adulones del cura Fernando Lugo se opuso en la Junta Municipal de Asunción. Finalmente, Hortensia debió realizar su lanzamiento desterrada de la capital, en el aledaño municipio de Fernando de la Mora. Posteriormente, fue víctima de una alevosa agresión por parte de la policía caminera. Como si se tratara de una peligrosa terrorista, una barrera policial la interceptó en una ruta por la cual circulaba y no contentos con ello, cercaron su automóvil con dos camiones policiales y un ejército de matones. No contentos con ello, Hortensia fue agredida verbal y físicamente por los uniformados, quienes intentaron secuestrar inconstitucionalmente su automóvil por varias horas.

Que el modelo autoritario se mantiene intacto se comprobó en el Paraguay hoy bajo estado de sitio, a través de varios incidentes relacionados con el combate a la insólita guerrilla marxista que se enfrenta a un teólogo de la liberación. La vigencia en el Paraguay de la orden superior fue denunciada hace pocos días por un militar de alta graduación, quien reveló que una de las cabecillas del EPP, Magna Meza, fue liberada tras ser capturada por orden superior emanada desde la presidencia de la república. Otra demostración de la arbitrariedad con la que se maneja el gobierno arzobispal se dio recientemente cuando varios policías terminaron arrestados por no acatar órdenes de ocultar un ataque del EPP, en el que incluso resultaron heridos.

Si en temas tan graves como un ataque a una dotación policial, o en la liberación de una líder guerrillera pudo estar presente una orden superior, ¿ Qué le queda a un programa de televisión? Como lo advirtiera el escritor inglés Clive Barker, la televisión es el primer sistema verdaderamente democrático, el primero accesible para todo el mundo y completamente gobernado por lo que quiere la gente. Lo terrible es, precisamente, lo que quiere la gente. Y en este caso, la misma gente del gobierno.

Comentarios
El diario La Jornada insta a los lectores a dejar sus comentarios o quejas al respecto del tema que se aborda en esta página, siempre guardando un margen de respeto a los demás. También instamos a reportar las notas que no sigan las normas de conducta establecidas. Donde está el comentario, clic en Flag si siente que se le irrespetó.
 
©2012 La Jornada. Una empresa del grupo Arévalo-Garméndez. All Rights Reserved.