Domingo 19 de Mayo de 2019
¡Hola!
Puedes iniciar sesión,
si no tienes cuenta crea una
publicidad

 
actualizado 6 de octubre 2011
Los puñales
Considero que tenemos toda la humanidad una obligación moral
Por Víctor Corcoba Herrero
Translate

Muerto se quedó en la soledad. Nadie lo conocía. Sólo lo reconocía el silencio. Son estampas diarias del diario de la vida. Se precisa una dimensión humana contra el aumento de la sinrazón. Para nada me interesa el esfuerzo financiero en defensa. Lo que hay que defender es el pan de cada día y el buen reparto de ese pan. Eso de recapitalizar la banca es la mayor injusticia del siglo. Una puñalada más al llanto de los pobres. Todo lo que se derrocha, todo lo que dilapidan las clases pudientes, se clava como un puñal en el corazón de los hambrientos. Lo sabemos pero hacemos bien poco por evitarlo.

Sobre el mundo negro de los indigentes se escriben a todas horas historias que todos conocemos, historias a las que nos hemos acostumbrado, historias que jamás debieron escribirse a fuego humano. Es la consecuencia del dominio del más fuerte sobre el débil. La vuelta atrás y la revuelta a la necedad. Mucho amor propio pero falta el amor a los que nadie quiere. Se encuentra en cada esquina el puñal de los poderosos. Habita el amor de intereses, no el amor verdadero, aquel que no espera ser recompensado. En las prisiones de muchos países sólo hay pobres. Algunos de estos desheredados su único delito es haber cruzado ilegalmente las fronteras en busca de un trozo de luz para poder vivir. No entiendo nada. Nada entiendo. ¿Por qué representan una amenaza para la sociedad estas gentes pobres, casi siempre grandes de corazón? Que me lo expliquen.

Considero que tenemos toda la humanidad una obligación moral, ciertamente unos en mayor proporción que otros, de ayudar a los que no pueden levantar cabeza y de prevenir que no haya derramamientos de sangre. Váyanse los puñales. Son la madre y el padre de todos los crímenes, en un planeta adormecido por los encantos de la farsa, que proviene mayoritariamente del disfraz de los poderosos. Pienso que lo característico del tiempo actual no es la inseguridad, sino el caudal de pobres que continúan siendo aplastados por los ricos. Reflexiono sobre un reciente dato de UNICEF, donde se dice que: todavía aumentando el 50% de productos nutritivos el año que viene, este incremento sólo alcanzará para suplir las necesidades de apenas el 15% de los niños que afrontan la muerte por inanición. ¿Cómo permanecer indiferentes ante los escalofriantes datos de que más de veinte millones de niños en todo el mundo sufren de desnutrición aguda? Que me lo digan.

Seguimos sin escuchar las voces de los pobres y marginados, continuamos sin oírles, sin prestarles atención, sembrando puñales y mirando hacia otro lado, y así va el mundo, de mal en peor. Pero como dijo el filósofo, el mundo también nace en nosotros, esa es la esperanza que nos queda a los que soñamos con un planeta más humanitario. Todas las vidas merecen ser salvadas de la hambruna y, ese debe ser el primer y prioritario desvelo de toda persona, que se precie de ser humano.

corcoba@telefonica.net

Comentarios
El diario La Jornada insta a los lectores a dejar sus comentarios o quejas al respecto del tema que se aborda en esta página, siempre guardando un margen de respeto a los demás. También instamos a reportar las notas que no sigan las normas de conducta establecidas. Donde está el comentario, clic en Flag si siente que se le irrespetó.
 
©2012 La Jornada. Una empresa del grupo Arévalo-Garméndez. All Rights Reserved.