Jueves, 23 de Mayo de 2019
¡Hola!
Puedes iniciar sesión,
si no tienes cuenta crea una
publicidad

 
actualizado 9 de Agosto 2012
Asociándonos con los jóvenes
Las energías de los jóvenes hay que encauzarlas en un mundo diverso
Por Víctor Corcoba Herrero
Translate

Con motivo del Día Internacional de la Juventud (12 de agosto), Naciones Unidas hace un llamamiento mundial a establecer asociaciones con los jóvenes. La idea me parece oportuna y, además, muy justa para el momento actual. Hemos de reconocer que tenemos una juventud, en su mayoría mejor instruida que en el pasado, pero también muy abatida, por la falta de futuro y el desempleo masivo que soporta, por lo que cualquier estímulo vale la pena avivarlo. Desde luego, no hay peor crisis que una crisis de entusiasmo juvenil, virtud tan valiosa como precisa.

Sin duda, todos unidos podremos aumentar las oportunidades y dar apoyo a tantos jóvenes desesperados que no encuentran su realización en un mundo cada día más difícil, sobre todo para ellos. A veces, nos conducimos como si el dinero y el lujo fuera lo más importante en la vida, cuando lo único que necesitamos para vivir felices es tener algo por lo cual entusiasmarnos. La manera de cambiar el mundo, y de reinventarnos una nueva cultura, pasa por la juventud, a la que debemos no sólo cuidar, también proporcionarle cuanto necesite para desarrollar sus ideas, animar su desenvolvimiento, proteger su dignidad y sus derechos.

La cuestión es bien clara, con los jóvenes hay que asociarse siempre. Son el porvenir nuestro y el del planeta. Tenemos que crear más espacios comunes de participación cívica, permitir que la juventud colabore y estimularla a que coopere, puesto que está en sus manos el mañana. Ciertamente, lo pueden construir mejor que los adultos, no en vano la juventud es la edad de los sacrificios generosos, de la ausencia de egoísmo, de los sueños posibles. En esta época, de los sueños a la vida no hay tanto espacio que nos separe. Realmente, un joven que no sueña es un joven sin inquietudes.

En los ojos de los jóvenes constantemente hay una luz que hemos de proteger. Por eso, cuesta entender que haya gobiernos que no apuesten por la juventud. Que la inversión pública en juventud sea cero nunca será un buen dato. Los jóvenes son el único valor seguro que reporta beneficios duraderos a toda la sociedad. A mi juicio, por consiguiente, las políticas de juventud, de asistencia a esa juventud, han de ponerse mucho más de moda para el bien del mundo contemporáneo.

Por consiguiente, las energías de los jóvenes hay que encauzarlas en un mundo diverso. Es crucial que la juventud aprenda a convivir, a escuchar, a solidarizarse con los demás en un orbe en el que todo, y todos, estamos interconectados. Por desgracia, la cultura actual, en algunas partes del mundo, tiende a excluir valores de convivencia, incluyendo valores de conveniencia, que lo que hacen es alejarnos unos de otros. También es sumamente preocupante la situación de algunos jóvenes que ni trabajan ni estudian, esta inactividad u ociosidad genera más exclusión social, y por ende, más violencia juvenil. Por tanto, asociarse con los jóvenes es fundamental como bien dice Naciones Unidas. Hay mucho trabajo que realizar junto a ellos y por ellos. Vale la pena hacerlo.

corcoba@telefonica.net

Comentarios
El diario La Jornada insta a los lectores a dejar sus comentarios o quejas al respecto del tema que se aborda en esta página, siempre guardando un margen de respeto a los demás. También instamos a reportar las notas que no sigan las normas de conducta establecidas. Donde está el comentario, clic en Flag si siente que se le irrespetó.
 
©2012 La Jornada. Una empresa del grupo Arévalo-Garméndez. All Rights Reserved.