Miércoles, 22 de Mayo de 2019
¡Hola!
Puedes iniciar sesión,
si no tienes cuenta crea una
publicidad

 
actualizado 14 de diciembre 2012
Libres para cambiar el mundo
Soñamos con tener lo que vemos en otros y pensamos que con ello seríamos felices, pero cuando lo tenemos no lo somos
Por Joan Melé
Translate

Debemos reconocerlo. En el fondo, todavía subyace el deseo más o menos consciente de que las cosas vuelvan a ser exactamente como antes, aunque ya sabemos de sobra que ese modelo de vida era insostenible. Nos habíamos acostumbrado al consumo de lo inútil, a no pensar en nada más que en satisfacer nuestros deseos.

Nunca nos preguntamos de dónde surgen nuestros deseos, y si realmente somos libres cuando los satisfacemos de forma espontánea e instintiva. Ya casi nadie se plantea la cuestión de la libertad. Se considera un tema demasiado complicado, y debatido durante siglos sin llegar a ninguna conclusión definitiva, y que por tanto ya no merece la pena dedicarle más tiempo de reflexión.

En el fondo se nos ha inoculado la convicción de que la libertad no existe, y que es solo una ilusión originada porque no conocemos las verdaderas causas que condicionan nuestros comportamientos y nuestras decisiones. Se ha establecido una concepción del ser humano y de la vida totalmente materialista y reduccionista, y todo se acaba explicando a partir de los genes o de los condicionantes del entorno.

Hemos pasado del “yo soy yo y mis circunstancias” de Ortega y Gasset, al “yo soy mis circunstancias”. La libertad es una de las cuestiones más importantes de nuestra vida. Se trata de descubrir si realmente podemos ser libres y tomar decisiones sin estar condicionados por nada ni por nadie, o si fatalmente siempre habrá algún condicionante interno o externo que actúe sobre nuestra voluntad y determine nuestra vida. Porque si realmente estamos convencidos de que la libertad no existe, entonces tampoco existe ninguna posibilidad de dar un sentido a la vida, y entramos de pleno en un vacío existencial.

Este vacío es la causa primaria, el origen, de nuestra sociedad consumista de hoy. Provoca una necesidad subconsciente de plenitud; nos falta algo, no nos sentimos bien y, como lo único que tenemos en cuenta es lo material, de forma impulsiva e insensata nos lanzamos a su consumo pensando que con ello seremos más felices, que conseguiremos aquello que nos falta. Pero la experiencia nos muestra justamente lo contrario. Apenas has satisfecho un deseo ya tienes otro más grande; cuando acabas de comprar un objeto, ya no te satisface. Como dice un proverbio árabe: “No hay placer más grande que el de la vigilia”.

Anhelamos esto y lo otro, soñamos con tener lo que vemos en otros y pensamos que con ello seríamos felices, pero cuando lo tenemos no lo somos. Y en lugar de parar y reflexionar en por qué nos sucede esto, en vez de preguntarnos a fondo qué es lo que realmente necesitamos y lo que en realidad nos haría felices, seguimos, o hemos seguido, en esa espiral desenfrenada de consumo que nos ha llevado a la actual situación de destrucción social y medioambiental. Nos estamos autodestruyendo, y aún así nos resistimos a reconocer nuestro error y a enmendarlo.

No es tenerlo todo lo que nos hace felices, sino precisamente el luchar con todas nuestras capacidades por algún ideal, por algo que tenga sentido. Somos felices y nos sentimos realizados cuando después de un esfuerzo conseguimos algo que vale la pena, cuando somos útiles a la sociedad; ser útiles sí que nos hace felices. Y así deberíamos educar a los jóvenes, en el esfuerzo personal y en la búsqueda de sentido, en el ideal del servicio a la comunidad, porque así no solo encontrarían la felicidad (que para mí no es el objetivo sino el efecto secundario), sino que comenzarían a andar el camino hacia la libertad.

Comentarios
El diario La Jornada insta a los lectores a dejar sus comentarios o quejas al respecto del tema que se aborda en esta página, siempre guardando un margen de respeto a los demás. También instamos a reportar las notas que no sigan las normas de conducta establecidas. Donde está el comentario, clic en Flag si siente que se le irrespetó.
 
©2012 La Jornada. Una empresa del grupo Arévalo-Garméndez. All Rights Reserved.