Domingo 19 de Mayo de 2019
¡Hola!
Puedes iniciar sesión,
si no tienes cuenta crea una
publicidad

 
actualizado 26 de diciembre 2012
Canción para el alma
Son versos de amor escritos por Dios
Por Víctor Corcoba Herrero
Translate

Por los caminos de Belén
hasta el aire ha dejado de ser aire
para no despertar al Niño.

El silencio es tan profundo
que todas las voces callan
y escuchan, sueñan y meditan,
para no lastimar la paz al Niño

Un coro de alegrías se oye a lo alto,
al abrigo de la vida,
va ensanchando nuestros ojos
para acariciar con la mirada al Niño.

El mundo tiene otra luminosidad,
otro consuelo, otra esperanza,
el de Dios con nosotros,
tan pequeño como un Niño
para que lo podamos amar
y tan grande como un cielo
para que todos los podamos abrazar.

Nos ha nacido un Niño,
despertad, buscadlo muy dentro,
nunca será tiempo perdido
caminar como una piña
y encaminarnos hacia la luz.

El Niño se deja querer,
pide nuestro amor;
se deja tocar,
pide nuestras caricias;
se deja ver en la humildad
de un pesebre,
pide que le acompañemos.

Nos regala una sonrisa de ilusión,
nos transforma y nos renueva,
ha entrado en nosotros
para embellecernos de eternidad.

En cada niño nace la vida
y en el Niño Dios nació el amor.
Un amor que con amor nos eleva,
a una vida que nos vive
por sí mismo para los demás.

Desde entonces habitan en el mundo
canciones de paz, letras de inocencia,
músicas que nos recuerdan al Niño.
Son versos de amor escritos por Dios.
Llevadlos al alma, esparcidlos por el mundo,
y retener al niño para ganar un corazón.

corcoba@telefonica.net

Comentarios
El diario La Jornada insta a los lectores a dejar sus comentarios o quejas al respecto del tema que se aborda en esta página, siempre guardando un margen de respeto a los demás. También instamos a reportar las notas que no sigan las normas de conducta establecidas. Donde está el comentario, clic en Flag si siente que se le irrespetó.
 
©2012 La Jornada. Una empresa del grupo Arévalo-Garméndez. All Rights Reserved.