Miércoles, 28 de Octubre de 2020
¡Hola!
Puedes iniciar sesión,
si no tienes cuenta crea una
publicidad

 
actualizado 5 de diciembre 2012
Mientras eres voluntario
Ser voluntario tiene que producir beneficios mutuos para todos los que estén involucrados en ello
Por J.C. García Fajardo
Translate

El voluntario viene a disfrutar ayudando a los demás. Pero el cuidado por el detalle, la excelencia en la calidad son exigencias inexcusables del voluntariado, regido por el principio de la obra bien hecha. Por eso ha de asegurarse de que cuentan con él o con ella a la hora de colaborar en la elaboración, diseño, ejecución y evaluación de los proyectos.

La formación sin servicio puede ser tan estéril como la acción sin la formación adecuada. La improvisación, la rutina, la falta de seriedad y de cumplimiento de los compromisos pueden hacer un daño irreparable.

Si el voluntario no está contento con el proyecto al que estás asignado, conviene que hable con los responsables para encontrar la manera de que se sienta más útil en otra actividad. Debe desconfiar de la tentación de cambiar de servicio “para conocer otros campos o para formarse mejor”: los marginados y los beneficiarios de nuestro servicio jamás podrán ser objeto ni instrumento para ningún fin, por excelso que sea, porque ellos son un fin en sí mismos y sujetos de la relación que se establezca.

Ser voluntario tiene que producir beneficios mutuos para todos los que estén involucrados en ello. Si no se puede continuar el compromiso, conviene decírselo al responsable del proyecto, no abandonarlo sin más. El voluntario no tiene derecho a crear falsas expectativas si no las va a poder cumplir.

El voluntario social no tiene que hacer gastos extraordinarios. Si el proyecto al que está asignado exige gastos de desplazamiento, por ejemplo, debe ir a la sede de la Organización para ser reembolsado. Pero conviene recordar que los proyectos necesitan medios económicos, incluidos los que el voluntario o la voluntaria pueda dar, en función de sus posibilidades. Es un sofisma pensar que con la ayuda personal ya “hace bastante”. También hay que preguntarse si no sería posible animar a otras personas a cooperar con la organización.

Aunque suene a tópico, cuando uno se entrega a los demás recibe mucho más de lo que ofrece. Porque es cierto que “hay más alegría en dar que en recibir”. Ser voluntario constituye una valiosa y divertida experiencia.

Comentarios
El diario La Jornada insta a los lectores a dejar sus comentarios o quejas al respecto del tema que se aborda en esta página, siempre guardando un margen de respeto a los demás. También instamos a reportar las notas que no sigan las normas de conducta establecidas. Donde está el comentario, clic en Flag si siente que se le irrespetó.
 
©2012 La Jornada. Una empresa del grupo Arévalo-Garméndez. All Rights Reserved.