Miércoles, 22 de Mayo de 2019
¡Hola!
Puedes iniciar sesión,
si no tienes cuenta crea una
publicidad

 
actualizado 12 de junio 2012
Faltan límites
Los psicólogos hablan de la necesidad de trabajar desde pequeños la frustración porque no siempre se saldrán con la suya
Por Ana Muñoz Álvarez
Translate

Más de 8.000 denuncias por agresiones de hijos a padres se dieron en el año 2010 en España, según las cifras del Fiscal General del Estado. Cifras que preocupan porque los casos de padres maltratados aumentan. Este fenómeno de hijos maltratadores ha sorprendido a una sociedad que trata a los hijos como los “reyes de la casa”.

Insultos, gritos, falta de respeto… son situaciones que se viven en muchas familias. Los hogares han dejado de ser un lugar para la convivencia. Miles de padres tienen que lidiar con sus trabajos y, cuando llegan a casa, con sus hijos. Al principio son gritos o insultos a la madre porque no los dejan hacer lo que quieren, luego insultos y maltrato psicológico… y, a veces, se llega a la agresión física. “Hay que preocuparse cuando los jóvenes hacen los que les da la gana y el hogar comienza a ser un infierno”, explica Emilio Calatayud, juez de menores en España.

Las sociedades y las familias han cambiado mucho en los últimos años. Los niños y jóvenes de la casa contaban poco en la toma de decisiones familiares. Eran respetuosos con los mayores, e incluso temían sus castigos. El refrán español “cuando seas padre comerás huevo” resume bien las relaciones familiares de hace 40 ó 50 años. Las cosas han cambiado mucho. La vida familiar se organiza en torno a los horarios de los más pequeños y de sus necesidades. Los “caprichos” son para ellos y, en pocas ocasiones, se les prepara para la tolerancia a la frustración. “A los menores se les habla mucho de sus derechos, pero no tanto de sus obligaciones”, dice Calatayud.

Los padres de hoy trabajan mucho para darles “todo” a sus hijos. Las pocas horas que están en casa, además, no quieren gastarlas en regañar o enfadarse con sus hijos. Pretender ser un amigo más. Y está bien crear un ambiente de confianza, donde el niño, el adolescente o el joven pueda hablar de cualquier problema que tenga. Sin embargo, los niños y jóvenes necesitan límites. Tienen que tener claro desde pequeños las cosas que se pueden o no hacer o decir. Los padres tienen que ser y comportarse como tal, para amigos ya están los de la escuela, el instituto o los del barrio.

Los psicólogos hablan de la necesidad de trabajar desde pequeños la frustración porque no siempre se saldrán con la suya. Siempre habrá situaciones en las que los niños y jóvenes tendrán que enfrentarse a que las cosas no son como uno quiere, que se puede perder… sin que ello suponga un drama. Un niño que al entrar a una tienda llora porque quiere que se le compre un juguete o una chuchería tiene que aprender que no siempre será así. Si piensas: “bueno un día es un día” o “se lo voy a comprar porque si no me la monta”, lo que aprende es que si llora o grita tiene lo que quiere. Y ese será su comportamiento siempre, porque consigue lo que quiere y así su complacencia.

Los hijos maltratadores tienen un perfil similar. “Son jóvenes entre 14 y 18 años de clase media o alta”, advierte el psicólogo infantil Javier Urra. Son jóvenes caprichosos, compulsivos que no aceptan las normas que se interponen frente a su “bienestar”.

Y de la violencia en casa, se pasa a las agresiones a profesores en los colegios o en los institutos. “Esta nueva realidad tenemos que enfrentarla con decisión porque es una problema social”, advierte Urra. La violencia llama a más violencia. La sociedad vive una grave crisis de valores. El culto al placer, a uno mismo, el individualismo llevado al extremo… lleva a miles de padres a tener que denunciar a sus propios hijos porque la situación los sobrepasa. Colegios, familias, instituciones… No se trata de buscar culpables sino soluciones para avanzar. Todos tenemos que aportar nuestro granito de arena porque no hay recetas mágicas. La vuelta a los valores de solidaridad, amistad, preocuparse por el otro, respetar a los demás… puede ser el principio.

Comentarios
El diario La Jornada insta a los lectores a dejar sus comentarios o quejas al respecto del tema que se aborda en esta página, siempre guardando un margen de respeto a los demás. También instamos a reportar las notas que no sigan las normas de conducta establecidas. Donde está el comentario, clic en Flag si siente que se le irrespetó.
 
©2012 La Jornada. Una empresa del grupo Arévalo-Garméndez. All Rights Reserved.