Miércoles, 22 de Mayo de 2019
¡Hola!
Puedes iniciar sesión,
si no tienes cuenta crea una
publicidad

 
actualizado 11 de mayo 2012
La solidaridad, una cosa de todos
En momentos de recesión económica, la solidaridad recae en la ciudadanía ante la falta de respuestas de gobiernos
Por Ana de Haro del Barrio
Translate

En tiempos de crisis la solidaridad pasa a un segundo plano, eclipsada por los problemas económicos que afectan de forma directa a las personas. La gente tiende a gastar menos y ese gasto se reduce a cosas tangibles y personales. Para intentar frenar este fenómeno, las ONG españolas se han unido para impulsar la campaña “X Solidaria”. Con esta iniciativa se pretende concienciar a los contribuyentes españoles sobre la importancia de marcar la casilla destinada a Fines Sociales a la hora de realizar la declaración de la renta.

El año pasado, el 52% de los contribuyentes marcaron la casilla destinada a la solidaridad. Esto se materializó en 262 millones de euros destinados a programas sociales. Gracias a este dinero se desarrollaron más de 1.000 proyectos solidarios que afectaron a diversos grupos como los jóvenes, los reclusos, las personas con discapacidad o los enfermos de SIDA, entre otros. Uno de los colectivos que más beneficio obtuvo en el año 2011 fue el de las personas mayores, que recibió el 26,75% del presupuesto destinado a acción social. En total, más de 5 millones de personas se beneficiaron de dichos programas.
Sin embargo, el importe recaudado para fines sociales en el año 2011 fue de cinco millones de euros menos que el del año anterior. Juan Lara , presidente de la Plataforma de ONG de Acción Social, atribuye está reducción del presupuesto a “una disminución de la recaudación total y del número de personas contribuyentes debido a la crisis”. Ante el miedo de que esta situación se repita, o incluso se agrave, las ONG han impulsado la campaña “X Solidaria”. Entre los objetivos primordiales de la campaña se encuentra el de concienciar al 48% de la población que todavía no marca esta casilla de la importancia de esa acción. Además, esta iniciativa pretende informar a los contribuyentes acerca de la opción de Fines Sociales, ya que el desconocimiento es uno de los obstáculos principales que debe sortear esta casilla.

Desde la campaña se insiste en que apoyar a la solidaridad en la declaración de la renta “no le cuesta nada” al contribuyente, es decir, la cantidad a pagar es la misma. No obstante, al realizar esa acción el ciudadano decide destinar el 0,7% de sus impuestos a ayuda social. Lo que para el contribuyente significa una pequeña acción, resulta una gran ayuda para la solidaridad. Además , las ONG pretenden recalcar la posibilidad de marcar la casilla de la Iglesia Católica y la de Fines Sociales de forma conjunta sin disminuir las asignaciones finales. De no marcarse ninguna opción, el dinero se destinará a Presupuestos Generales.

El total del presupuesto recaudado se reparte entre las entidades con carácter social y el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación. El Gobierno es el encargado de llevar a cabo este reparto. En 2011, las entidades sociales recibieron el 78% de la asignación, mientras que el Ministerio recibió el 19%. El 3% restante se destinó a medio ambiente. Los representantes de las ONG insisten en que el dinero recaudado se destina de forma íntegra a proyectos solidarios y no a las estructuras de las organizaciones.

“El impuesto de la Renta es el único que permite a la ciudadanía decidir el destino de un porcentaje de los impuestos que ya le han sido retenidos”, recuerda Juan Lara. Con esto, el presidente de la Plataforma quiere destacar la importancia de la elección de los ciudadanos a la hora de apoyar a la solidaridad. En momentos de recesión económica, en los que los recortes en materia social son cada vez más patentes, la solidaridad recae en la ciudadanía ante la falta de respuestas de gobiernos dominados por los llamados “mercados”.

Comentarios
El diario La Jornada insta a los lectores a dejar sus comentarios o quejas al respecto del tema que se aborda en esta página, siempre guardando un margen de respeto a los demás. También instamos a reportar las notas que no sigan las normas de conducta establecidas. Donde está el comentario, clic en Flag si siente que se le irrespetó.
 
©2012 La Jornada. Una empresa del grupo Arévalo-Garméndez. All Rights Reserved.