Lunes, 20 de Mayo de 2019
¡Hola!
Puedes iniciar sesión,
si no tienes cuenta crea una
publicidad

 
actualizado 1 de nov. 2012
España, capital del desempleo
Las intolerables desigualdades sociales y económicas en España se han acrecentado tanto en los últimos años
Por Víctor Corcoba Herrero
Translate

No hay medidas. El desempleo en España sube y sube y sube... El mercado laboral ha cerrado sus puertas. Se desaprovecha así la formación de multitud de jóvenes que han de emigrar en busca de supervivencia. Nos consolidamos como el país con más paro de toda la zona euro. Esta es la imagen, una nación sin fuerza viva, estancada y atacada por una crisis, más que económica de valores, con unos políticos mediocres que no aciertan a resolver nada, tan sólo a proteger su estatus y el de los suyos, y con una ciudadanía que no puede más. Cada día son más las familias que tienen a todos sus miembros en paro, hasta el punto que la situación se acerca más al continente africano que al propio europeo del que forma parte.

Si en verdad tomásemos medidas la situación sería otra. Las intolerables desigualdades sociales y económicas en España se han acrecentado tanto en los últimos años, que ya empiezan a percibirse casos de desnutrición de determinada población. Se han tomado políticas económicas equivocadas. La corrupción política, aparte de hacer un daño tremendo a la democracia, deja en precario a personas que acuden a las instituciones en busca de ayuda. El comportamiento deplorable de algunos servidores públicos, en beneficio exclusivo de personas o de grupos partidistas, ha impedido proteger a los desvalidos, como es inherente a un verdadero Estado social.

Insisto. No se han tomado medidas aún. El desarrollo económico es algo que se ha de cultivar desde las instituciones, y desde las mismas personas, con responsabilidad. Hemos sido irresponsables, y seguimos siéndolo, para con los más débiles. A mi juicio, sería bueno poner un salario social familiar para aquellas personas que no encuentran un trabajo y que lo buscan desesperadamente. Hoy por hoy, se hace todo lo contrario. Se han bajado las prestaciones sociales. Lo cierto es que seguimos pensando en los desempleados como si fuesen números, y son seres humanos heridos en su propia dignidad.

Desde luego, para que España deje de ser la capital del desempleo, y por tanto pueda vencer la pobreza, hay que promover el bien común y no el bien del poder de turno. Ante tantos desórdenes producidos, si veo bien que partidos políticos y organizaciones sindicales paguen penalmente por delitos cometidos por sus afiliados. Sus actuaciones han de ejemplarizarse, y si hay alguien que tiene que tener privilegios, ha de ser el excluido social, no el poder como viene sucediendo. O nos comprometemos por una política económica al servicio de las personas o no habrá justicia social.

Por desgracia, en España, no puede haber señales esperanzadoras, con un desempleo tan alarmante. La recesión es profunda, el hambre es una realidad y la corrupción es un suma y sigue. Ahora bien, los políticos siguen empeñados en disimular el engaño. Se emplean a fondo en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, en tenernos entretenidos con independentismos absurdos, haciéndole soñar a la ciudadanía que es posible construir una empresa aunque no haya empresarios dispuestos a invertir. Ya somos la capital del desempleo, mañana seremos la capital del absurdo y la necedad.

corcoba@telefonica.net

Comentarios
El diario La Jornada insta a los lectores a dejar sus comentarios o quejas al respecto del tema que se aborda en esta página, siempre guardando un margen de respeto a los demás. También instamos a reportar las notas que no sigan las normas de conducta establecidas. Donde está el comentario, clic en Flag si siente que se le irrespetó.
 
©2012 La Jornada. Una empresa del grupo Arévalo-Garméndez. All Rights Reserved.