Miércoles, 22 de Mayo de 2019
¡Hola!
Puedes iniciar sesión,
si no tienes cuenta crea una
publicidad

 
actualizado 19 de nov. 2012
El hijo de Shakira y Piqué
Cuando pensamos en Nicaragua y observamos la suerte que tendrá Ulises, el hijo de Shakira y Piqué, no pretendemos algo parecido para nuestros niños
Por Alfonso Rodrigues
Translate

En el mes de enero nacerá un niño que ha despertado uno de los mayores atractivos mediáticos en la historia moderna. El hijo de Shakira y Piqué, dos personajes de la farándula y el deporte conocidos no solo en el mundo hispano sino en otros continentes.

Como decimos en buen nica, este niño nacerá en “cuna de seda” o en un lecho de rosas, ya que desde antes tiene asegurado no solo su futuro sino el de sus hijos, los hijos de sus hijos y quién sabe cuántas generaciones más.

Los ingresos anuales de Piqué se calculan en unos 12 millones de dólares y los de la popular cantante colombiana unos 50 millones, o sea que sumados ambos, es una cuarta parte del presupuesto que el gobierno de Nicaragua destina al rubro de educación.

El mismo día que nazca Ulises, nombre escogido para el bebé, también verán el mundo en condiciones totalmente diferentes, unos 200 niños en nuestro país que, con una tasa de crecimiento poblacional un poco menor del dos por ciento, representa un promedio de más de cien mil niños nacidos cada año.

De estos niños, las dos terceras partes (unos 60 mil) nacerán en pobreza o extrema pobreza y según datos de organismos internacionales, de un 89.6 por ciento que logre ingresar a la escuela, solo un 53 por ciento completará el quinto grado, y apenas un dos por ciento llegará a culminar una carrera universitaria.

El presupuesto destinado al pilar fundamental del desarrollo, como es la educación continua, siendo en Nicaragua el más bajo de América Latina (5.5 por ciento del PIB) mientras países con economías similares como Honduras o Bolivia, tienen entre un seis y ocho por ciento.

 Cuando pensamos en Nicaragua y observamos la suerte que tendrá Ulises, el hijo de Shakira y Piqué, no pretendemos algo parecido para nuestros niños, sino que a estos se les garanticen las condiciones básicas para estudiar, alimentarse, desarrollarse y forjar su futuro.

Solo un 1.2 por ciento del presupuesto del Mined se destina a la educación preescolar, considerada para los expertos una de las más importantes de la formación de un niño y en los últimos años la inversión por alumno en educación primaria era de 189 dólares anuales, mientras en el resto de los países del istmo sobrepasa los 300.

Por otra parte, según el último reporte de la FAO en Nicaragua, hay más de un millón de personas subnutridas, siendo la mayor parte niños y niñas o sea casi un 20 por ciento de su población, mientras en el resto de los países del istmo y del Caribe es del ocho por ciento, y para más vergüenza en el último reporte de Transparencia Internacional aparecemos en uno de los primeros lugares de corrupción, solo superados por 13 países africanos y árabes y en la región latinoamericana solo superado por Ecuador y Bolivia.

Y para rematar, esta desgracia según una reciente publicación de la revista Forbes sobre las fortunas más grandes del mundo, hace mención de los presidentes Daniel Ortega, Hugo Chávez y Juan Manuel Santos dentro de los mandatarios con “capitales desconocidos”.

Por eso, cuando pensamos en Nicaragua y observamos la suerte que tendrá el hijo de Shakira y Piqué, no es pretender algo parecido para los nuestros sino que se les garanticen las condiciones básicas para estudiar, alimentarse, desarrollarse y forjar su futuro en una nación donde desafortunadamente se han venido deteriorando los valores de la honestidad y se ha fomentado la indiferencia y la apatía de muchos ciudadanos que siguen de cerca cuándo y cómo será el nacimiento de Ulicito, más que la suerte de los niños que nunca podrán salir de la pobreza en su propio país. El autor es periodista y escritor.

Comentarios
El diario La Jornada insta a los lectores a dejar sus comentarios o quejas al respecto del tema que se aborda en esta página, siempre guardando un margen de respeto a los demás. También instamos a reportar las notas que no sigan las normas de conducta establecidas. Donde está el comentario, clic en Flag si siente que se le irrespetó.
 
©2012 La Jornada. Una empresa del grupo Arévalo-Garméndez. All Rights Reserved.