Lunes, 20 de Mayo de 2019
¡Hola!
Puedes iniciar sesión,
si no tienes cuenta crea una
publicidad

 
actualizado 29 de nov. 2012
Civismo y compromiso social
Un líder que hace líderes
Por Alfonso Echávarri Gorricho
Translate

Cuando oímos hablar de civismo, tal vez a muchos de nosotros el término nos suena a algo parecido a no tirar papeles en la calle y a respetar jardines. Esto es así porque coincide de alguna manera con una de las definiciones que la Real Academia de la Lengua nos aporta: “comportamiento respetuoso del ciudadano con las normas de convivencia pública”.

Pero ser una persona cívica es mucho más que esto, es más que alguien que cumple una serie de normas de ciudadanía. Porque las normas pueden ir cambiando y lo que ayer caracterizaba a un ciudadano como cívico, hoy puede que no lo sea. El civismo que esta sociedad nos vende va excesivamente de la mano del opinar de la mayoría. Estaremos de acuerdo que no es muy cívico pisotear y destrozar los jardines de la ciudad, utilizar cualquier rincón de la calle para hacer las necesidades, impedir el necesario descanso de personas mayores y de niños durante la noche.

Cualquier persona estaría dispuesta a llamar la atención o a denunciar por falta de civismo, que no puede depender exclusivamente de normas y mayorías, sino de estructuras con más base, apoyadas en la moral y en la ética. Si algo no es cívico hoy, no tiene sentido alguno que lo sea mañana.

La pregunta que se nos presenta es si este espíritu cívico, esta lealtad al equipo que formamos todas las personas que compartimos un espacio común, realmente puede convertirse en una fortaleza, que junto a otras posibilite a la persona trabajar en su propio bienestar y en el bienestar de los que le rodean. En definitiva, si una actitud cívica también es un elemento que proporciona felicidad. Al fin y al cabo estamos hablando de sentirnos parte de algo, de no estar fuera. Pero la justicia, en sentido amplio y como elemento de bienestar humano, tiene que tener una visión universal y no mayoritaria. Justicia como tarea y ocasión de entendimiento, más cercana a la conciencia moral que al código. Justicia para todos, no solo para la mayoría. Para todas aquellas personas que pueden hablar, como para otras tantas que no lo pueden hacer. Entiendo la justicia como una fortaleza cívica que garantiza las oportunidades en las personas, empezando por el derecho a la vida. Una justicia con los otros, no en oposición a los otros o sobre los otros. ¿Utopía?

Si en este momento está pensando en un sistema político, en una sociedad concreta, en un marco jurídico estructurado, puede que sí. Pero no hablamos de esto, sino de una postura, de una decidida actitud personal que permita que las personas que tenemos alrededor, pareja, hijos, familiares, amigos, vecinos y compañeros de trabajo, tengan la posibilidad de desarrollarse plenamente como personas y sean tratadas con la dignidad que merecen. Con justicia. Y esto ya no depende de un concepto tan difuso como es “la sociedad” sino que depende de cada uno de nosotros. Es entonces cuando la justicia se convierte en verdadera fortaleza que trabaja, junto a otras fortalezas, en proporcionar salud y bienestar a la vida en comunidad.

Todos conocemos líderes. Personas con un atractivo especial que movilizan masas y posibilitan cambios. Grandes personajes de la historia pasada y presente. No me refiero a ídolos coronados por las modas que se desploman calamitosamente cuando llega el otoño. Lo cierto es que también hay multitud de líderes que no conocemos y que probablemente no vamos a conocer jamás. Pero que están y pasarán por esta vida sin meter ruido. Todos estamos llamados a ser líderes. James C. Hunter, en su libro La Paradoja, nos ofrece un estupendo concepto de liderazgo: “arte de influir sobre la gente para que trabaje con entusiasmo en la consecución de objetivos en pro del bien común”. Un líder multiplicador, que cuenta con todos y que sabe valorar el esfuerzo y las capacidades del otro. Un líder que hace líderes.

Y aunque sea una extraña habilidad humana la de buscar y siempre encontrar buenos y razonables argumentos para que sean los demás los que den un paso al frente ante determinadas situaciones, nuestra sociedad y nuestra familia nos pregunta, y tal vez ahora más que nunca, si estamos dispuestos a levantar la mano y la mirada y convertirnos en auténticos líderes de nuestro entorno.

Comentarios
El diario La Jornada insta a los lectores a dejar sus comentarios o quejas al respecto del tema que se aborda en esta página, siempre guardando un margen de respeto a los demás. También instamos a reportar las notas que no sigan las normas de conducta establecidas. Donde está el comentario, clic en Flag si siente que se le irrespetó.
 
©2012 La Jornada. Una empresa del grupo Arévalo-Garméndez. All Rights Reserved.