Miércoles, 22 de Mayo de 2019
¡Hola!
Puedes iniciar sesión,
si no tienes cuenta crea una
publicidad

 
actualizado 22 de Octubre 2012
Amedrentar al cronista para esconder un fracaso
La verdad siempre incomoda a las autoridades que no cumplen con sus responsabilidades
Por Luis Agüero Wagner
Translate

Escribió Eduardo Galeano que por lo general no quieren que se vea lo que escribe quien escribe lo que ve, y esa es la razón por la cual las autoridades retrógradas siempre han buscado amedrentar a los cronistas para esconder sus miserias. En este caso, el fracaso de las mismas autoridades que combaten a la insurgencia en Paraguay, y que desean ocultar toda información que delate su incapacidad.

El pasado viernes a tempranas horas recibí una notificación del Asistente Fiscal Alfredo Mencia M., de la Unidad Especializada en Delitos Informáticos, sobre una tal causa Nº 8038/2012 caratulada: "Personas Innominadas s/ Hecho Punible a Determinar", es decir, me citan a prestar declaración Testifical sobre un delito desconocido perpetrado por gente desconocida. La audiencia esta fijada para este martes 16 de octubre a las 10:00 horas.

Esta reflexión viene a propósito de la información que recibí de la guerrilla y subí a mi columna en el diario español en el cual escribo, y a mi blog, logrando tal repercusión que incomodó a quienes pretendían que me guarde ese material para que las autoridades pertinentes puedan seguir realizando su autoelogio, en el supuesto combate que realizan a una guerrilla a la que como todo el mundo sabe, estuvieron íntimamente vinculados antes de empezar a perseguirla.

De acuerdo a mis asesores legales, recibir un archivo adjunto de Video y difundirlo no encuadra en ningún tipo penal dentro de la ley de delitos informáticos: 1- No divulgué videos pornográficos de niños ni adolescentes, 2 No cometí sabotaje contra sistemas informáticos públicos ni privados, 3. No cometí estafa a través del sistema informático, 4. No tuve acceso indebido a datos, comos ser cuentas bancarias etc. no hice ningún atropello de domicilio electrónico. 5. No intercepté datos reservados, como ser contraseñas ni cuentas, 6- No falsifiqué tarjetas de crédito ni debito, ni de otros medios de pagos. A esto y nada más se refiere la ley 4439/2011 de delitos informáticos.

O sea desde el inicio mismo esto no es otra cosa que amedrentamiento hacia mi persona, para coartar mi derecho de investigar y publicar, y el derecho del público de recibir información a través de fuentes independientes.

Respecto a la insistencia que algunos miembros de la prensa comercial paraguaya manifestaron para que sea citado por algún fiscal, diré que comprendo la frustración del comisariato periodístico Zucolillo-Vierci-Rubin porque ninguno de sus periodistas se hizo con la primicia, aunque muchos me llamaron pidiendo que les contacte para hacer una entrevista al EPP a escondidas de fiscales y policías, y de ciertas autoridades que son puestas en ridículo en su afán de recortar con tijeras y tergiversar información a la cual los ciudadanos tienen derecho de acceder, pero vuelvo a transcribir e invocar en mi defensa la Declaración Universal de los Derechos Humanos, cuyo artículo 19 dice:
“Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”.

A raíz de la detención del dirigente carpero Rubén Villalba, el mismo presidente Federico Franco se vanaglorió que no se necesitó quemar archivo para capturarlo, en evidente alusión a varios miembros de la insurgencia que fueron ejecutados extrajudicialmente durante el gobierno de Fernando Lugo. Entre ellos, se contaban a Severiano Martínez y a los miembros del EPP Gabriel Zárate y Nimio Cardozo.

El primero de ellos incluso habia ayudado en las misas del ex presidente Fernando Lugo en sus tiempos de cura, y las actuales autoridades paraguayas lo saben. Sin embargo, nunca han aclarado este punto con la opinión pública, simplemente se limitaron a quemar archivo y guardar silencio al respecto.

Es que como dijera Julio César, nada es más fácil que censurar a un muerto, o amedrentar a un cronista para esconder un fracaso.

Comentarios
El diario La Jornada insta a los lectores a dejar sus comentarios o quejas al respecto del tema que se aborda en esta página, siempre guardando un margen de respeto a los demás. También instamos a reportar las notas que no sigan las normas de conducta establecidas. Donde está el comentario, clic en Flag si siente que se le irrespetó.
comments powered by Disqus
 
©2012 La Jornada. Una empresa del grupo Arévalo-Garméndez. All Rights Reserved.