Jueves, 23 de Mayo de 2019
¡Hola!
Puedes iniciar sesión,
si no tienes cuenta crea una
publicidad

 
actualizado 26 de Octubre 2012
La familia, baluarte contra la crisis
Muchas familias recogen sin condiciones a los suyos
Por Antonio Ruiz Morales
Translate

Para muchos jóvenes en paro volver a casa es una de las pocas vías para poder vivir con dignidad. Éste es un retorno que acarrea grandes cambios emocionales que pueden provocar de inseguridades y frustraciones. A pesar de los progresos sociales en el último siglo, de los nuevos contextos sociológicos, hay una institución que resiste a las crisis de valores, no se deteriora sino que se adapta al nuevo escenario. La familia supone un baluarte que permite amortiguar los estragos de la crisis. Además, vuelve a convertirse en el nido, en el refugio que da aliento a los jóvenes para que reformulen sus pretensiones de emancipación y a los ancianos para que la sociedad nos los ‘separe’ de la vida.

En tiempo de escasez y de estrecheces de oportunidades, optimizar los recursos para poder llegar a fin de mes es clave. Y eso es algo que la familia siempre supo hacer muy bien: el hecho de hacer frente a los tiempos duros y de repartir responsabilidades para que a nadie le faltara lo básico. La familia recobra protagonismo y explora ese espacio esperanzador, de laboratorio de ensayo para mirar al futuro con un enfoque renovado, una vez interiorizado los errores que nos recondujeron a esta situación. Es un lugar que propaga confianza y que sirve de apoyo a una situación trágica para el tejido juvenil, puesto que en España, el paro en este sector de la población supone ya el 50%.

La familia resiste a los embates de una crisis que afecta no sólo a la vida de los países mediterráneos, sino que es tema central de las políticas y directrices en todos los países de la Unión Europea y periféricos. La pobreza atrapa incluso a las clases medias y eso genera grandes cambios en las dinámicas, a la vez que se produce una involución y un desmantelamiento progresivo de los pilares del Estado del Bienestar, que tanto ayudaban a garantizar la paz social.

Europa vive un momento de alarma social. Está inmersa en una espiral negativa en la que se apremia la confianza y ya casi el 24% de sus ciudadanos viven en riesgo de exclusión social, según fuentes de la Unión Europea. Es esta época, en la que cada día las noticias dibujan nuevos recortes que degradan la seguridad social, donde sorprende la resistencia y el poco desgaste la familia, capital en el engranaje social.

En otro plano distinto a las políticas, que pretenden restaurar estos defectos, la familia amortigua esa desesperación que trae consigo el despido, la frustración de ver que el currículum crece mientras las expectativas de trabajo disminuyen.

Pero calentar los días cerca del nido también tiene riesgos: la caída en el conformismo del colchón económico y de seguridad paternal. Esta situación puede crear una excesiva dependencia que provoca una cultura irresponsable y alejada del esfuerzo, donde se reconozca una sensación artificial que frene las etapas de madurez del joven y reduzca los futuros desafíos del desarrollo profesional. Como apunta el profesor David Reher, director del Grupo de Estudios Población y Sociedad, “cabe preguntarse si tanto apoyo familiar no habrá contribuido a aumentar los costes de oportunidad para una cultura de aversión al riesgo y comodidad tan extendida entre muchos jóvenes adultos”.

Ante la falta de perspectivas, muchas familias recogen sin condiciones a los suyos. Este fenómeno, que alarga la vida en formación, puede traer consigo el diseño de un sistema de seguridades artificiales perjudiciales para nuestro desarrollo personal.

En tiempos de escasez parece que la atención a lo más necesario se libra de la cotidianeidad de lo artificioso y que dentro de una casa se vive a ese ritmo que humaniza los días gobernados por “lógicas” de mercado que deshumanizan. Hay en este aspecto un espacio interesante para reformular y debatir nuestras metas tanto profesionales como personales: nuestra manera de caminar por el mundo. Un lugar de encuentro dónde los ancianos y los jóvenes de la familia, más agredidos por los efectos de la crisis, conformen alternativas a esta senda que nos asfixia mientras intentamos echarnos al camino.

Comentarios
El diario La Jornada insta a los lectores a dejar sus comentarios o quejas al respecto del tema que se aborda en esta página, siempre guardando un margen de respeto a los demás. También instamos a reportar las notas que no sigan las normas de conducta establecidas. Donde está el comentario, clic en Flag si siente que se le irrespetó.
comments powered by Disqus
 
©2012 La Jornada. Una empresa del grupo Arévalo-Garméndez. All Rights Reserved.