Miércoles, 22 de Mayo de 2019
¡Hola!
Puedes iniciar sesión,
si no tienes cuenta crea una
publicidad

 
actualizado 4 de Sept. 2011
Las disputas por el Ártico
Los litigios de límites Ártico no son nuevos, varios de ellos datan desde hace siglos y hacen parte de históricas querellas fronterizas
Por José E. Mosquera*
Translate

El Polo Ártico ha dejado de ser unas de las regiones más “remotas” de la tierra para convertirse en una zona de álgidas disputas por el acceso a los estratégicos recursos energéticos y mineros que posee su lecho marino. De hecho ha pasado a ser una región estratégica, generadora de nuevas tensiones militares y de disputas marítimas y económicas entre Estados Unidos, Canadá, Dinamarca, Noruega y Rusia. El cambio climático no sólo esta produciendo un acelerado deshielo del Ártico, sino el surgimiento de nuevas disputas económicas entre los países colindantes por el control de los yacimientos de petróleo, gas, oro, carbón, hierro, cobre, fosfato, aluminio y azufre, al igual que por el dominio de las nuevas rutas de navegación que reducen los trayectos entre Estados Unidos, Europa, China y Japón.

Además de las discrepancias territoriales que mantienen cinco de los ochos países que colindan en la zona, también Francia, Alemania, China, India y Brasil tienen puestas sus miras en las riquezas petroleras y mineras de esta región y tratan de tener acceso a ellas y al control de las rutas marítimas. Todos buscan mecanismos cómo acceder a las explotaciones los recursos naturales y por eso Estados Unidos, Canadá, Dinamarca, Noruega y Rusia han comenzado un proceso paulatino de requipamiento militar, ampliaciones y construcciones de nuevas bases y, desde luego, despliegues de fuerzas especiales con el fin de defender sus dominios e intereses. Rusia ha planeado crear una unidad militar especialmente para defender sus intereses económicos y geoestratégicos, lo mismo están haciendo Estados Unidos Canadá, Dinamarca y Noruega. Estados Unidos y sus aliados de la OTAN observan con recelo los planes de desarrollo estratégicos de explotaciones petroleras y de gas, así como los despliegues militares de los rusos. Por eso, hace poco, la OTAN desarrolló la operación militar Respuesta Fría, en donde participaron más de 16 mil soldados de 14 países, bajo el sofisma de ensayos militares para la defensa del Ártico.

Pese a que hace dos años Rusia y Noruega firmaron un acuerdo de delimitación de espacios marítimos, que puso fin a la moratoria que había entre los dos países sobre la explotación de los yacimientos de hidrocarburos en una extensión de 175 mil kilómetros cuadrados en la plataforma continental. El citado acuerdo no significó el fin de las querellas limítrofes en la región, dado a que siguen las disputas: Estados Unidos y Canadá tienen disputas en el mar de Beaufort, Canadá y Dinamarca se pelean un islote en la costa de Groenlandia, Rusia y Estados Unidos continúan teniendo contrariedades en la franja que separa a Alaska de Siberia.

Los litigios de límites Ártico no son nuevos, varios de ellos datan desde hace siglos y hacen parte de históricas querellas fronterizas entre Dinamarca, Noruega, Gran Bretaña, Rusia, Canadá y Estados Unidos. Indudablemente que ahora aquellas discusiones han adquirido otras dimensiones geopolíticas por las riquezas energéticas y mineras que están en juego.

De todas las discrepancias que se dieron entres los siglos XVI y XVIII, las que causaron mayores tensiones fueron entre británicos y rusos, las cuales terminaron en 1867, cuando Rusia ante el avance del poderío británico, terminó vendiendo el territorio de Alaska a Estados Unidos. Obviamente que con la entrada de Estados Unidos, las rivalidades alcanzaron otras dimensiones geopolíticas.

Por un lado, frente a Inglaterra y del otro para frenar el avance de Alemania durante la segunda Guerra Mundial. En efecto, durante esta guerra, el Ártico fue una zona clave para el suministro de armas a las fuerzas aliadas, porque a través de sus rutas las fuerzas aliadas pudieron evadir los controles militares de los alemanes apostados en la costa noruega. Mientras que en la Guerra Fría se convirtió en un centro estratégico de experimentos militares de Estados Unidos y la extinta Unión Soviética, pero ahora como van las cosas de nuevo se esta trasformando en un estratégico teatro de guerra y de disputas fronterizas y económicas que pueden terminar en enfrentamientos bélicos.

*Periodista y escritor colombiano

Comentarios
El diario La Jornada insta a los lectores a dejar sus comentarios o quejas al respecto del tema que se aborda en esta página, siempre guardando un margen de respeto a los demás. También instamos a reportar las notas que no sigan las normas de conducta establecidas. Donde está el comentario, clic en Flag si siente que se le irrespetó.
 
©2012 La Jornada. Una empresa del grupo Arévalo-Garméndez. All Rights Reserved.