A 5 días de dejar cargo, Bachelet envía proyecto para nueva Constitución chilena

0

Santiago (Xinhua) — La presidenta chilena, Michelle Bachelet, envió hoy martes al Congreso un proyecto para redactar una nueva Constitución que garantice la igualdad, la libertad y respeto a los derechos humanos, a sólo cinco días de dejar el cargo.

El anuncio lo hizo Bachelet durante una ceremonia celebrada en el palacio de La Moneda, la casa presidencial, con la participación de los ministros del Interior, Mario Fernández; de Hacienda, Nicolás Eyzaguirre; de la Secretaría General de la Presidencia, Gabriel de la Fuente, y de la Secretaría General de Gobierno, Paula Narváez

«En lo general, propone una nueva manera de comprender los derechos fundamentales y la estructura de poderes del Estado, y se sostiene en los valores basales de nuestra sociedad, como son los de la dignidad, la libertad, la igualdad, la solidaridad, el respeto de los derechos fundamentales de todos los seres humanos», señaló la mandataria.

Agregó que, junto a ello, se propone un nuevo marco para la interpretación del texto constitucional, sobre la base del establecimiento de un Estado de derecho democrático y social, en el cual el Estado está al servicio de las personas y su finalidad es el bien común.

Chile inició el Proceso Constituyente en octubre de 2015, el cual concluyó con la participación de 204.000 personas que dialogaron en Encuentros y Cabildos Ciudadanos, y otras 17.000 personas que participaron en la Consulta Indígena Constituyente.

«Las bases dieron cuenta de los grandes anhelos y acuerdos que los chilenos aspiran a que sean los pilares de la Carta Magna que rijan nuestra vida común», indicó la mandataria.

Bachelet explicó que «este nuevo texto reconoce a los pueblos indígenas, el derecho a contar con representación parlamentaria en el Congreso Nacional y se hace cargo de nuestra deuda histórica con los pueblos indígenas, con reconocimiento a sus derechos culturales y lingüísticos».

De igual forma, detalló que fortalece la ciudadanía y la democracia, en que «toda persona vulnerada en sus derechos podrá recurrir ante cualquier tribunal ordinario de primera instancia y solicitar su tutela, cuestión que podrá ser apelable ante el Tribunal Constitucional».

Bachelet terminará su periodo el 11 de marzo, cuando entregará el poder al presidente electo Sebastián Piñera.

El proyecto de Nueva Constitución será debatido en el Congreso chileno, donde la coalición de Bachelet no tiene mayoría.

Los legisladores deberán resolver el mecanismo de aprobación, en los que destacan un plebiscito, como lo hizo el país para la Carta Magna de 1980, o una asamblea constituyente.

La Nueva Constitución chilena busca cambiar la Carta Magna que se redactó en 1980 durante el gobierno de facto del entonces presidente chileno, Augusto Pinochet, un texto que recibió modificaciones menores en 2005, en el gobierno de Ricardo Lagos.

Según Bachelet, el texto mantendrá la estructura de la Constitución de 1925, uno de los tres textos fundamentales que ha regido al país.