Ola de frío favorece a cervecerías alemanas tradicionales

0

Ulm (Alemania) – Las fuertes heladas de los últimos días les viene como anillo al dedo a los cerveceros tradicionales de la ciudad de Ulm, en el sur de Alemania, que mantienen viva la usanza de los llamados «Eisgalgen», una estructura de madera o metal especialmente destinada a la formación de carámbanos aprovechando las gélidad temperaturas.

Es el caso de la Cervecería Kronen. Carámbanos de varios metros de largo forman una cortina de hielo en el predio de la tradicional fábrica y esperan a ser «cosechados» y cortados -con un picahielo y una maza- en trozos de tamaño manejable.

Alrededor de 100 metros cúbicos de hielo obtuvo la cervecería durante la semana pasada mediante este antiguo método. El hielo se utiliza para refrigerar los barriles de cerveza hasta el verano (boreal).

«Esto nos ayuda a ahorrar mucha electricidad», explica Marcel Russ, de la tradicional empresa familiar.

La Cervecería Kronen es una de las pocas en Alemania que produce el hielo de esta manera. La estructura metálica para ello tiene más de cuatro metros de alto y está provista de un ingenioso sistema de aspersión que provoca una especie de llovizna para producir los carámbanos.

En cuatro o cinco noches con temperaturas bajo cero crecen así «unos carámbanos bastante impresionantes», asegura el cervecero.