Obispo de la Diócesis de León llama a la paz y cese de violencia ante crisis socio política que vive Nicaragua

0

“Sabemos que no es un camino fácil sobre todo cuando hay extremos, cuando hay quienes no desean arreglos por que puede haberlos de uno y del otro lado, de tal manera que el servicio de la iglesia se hace difícil en este sentido, pero aquí viene nuestra fe y esperanza de los sacerdotes y obispos” fueron las palabras de Monseñor Cesar Bosco Vivas Robelo, Vicepresidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN),Presidente de la Comisión de la Familia del Episcopado y a la vez obispo de la Diócesis de León y Chinandega.

Monseñor afirma que Dios puede limpiar los corazones y trabajar ante la falta de amor surgido entre hermanos nicaragüenses: “El poder de Dios es capaz de ir entrando en los corazones humanos es capaz de iluminar las mentes para que con serenidad despojados de todo rencor y deseos de venganza pongamos las cosas tal como Dios lo está viendo” expresó Bosco.

El jerarca católico lamentó los más de 300 muertos que Nicaragua ha perdido aduciendo que esta ola creciente de violencia es fruto del pecado, a la vez argumentó que la violencia conduce a la muerte: “estamos viviendo y sufriendo lo que es el fruto de esta violencia como lo que hemos vivido en Sutiaba, donde en estos días cuatro familias están de luto y en todo el país”.

Vivas expresó que ya no se puede seguir sumando muertos, agregando que él no puede ni si quisiera pensar que haya quienes estén sumando muertos con la ilusión que tantos cadáveres les beneficie política y socialmente, no lo podría concebir en una mente cristiana, sostuvo el obispo.

Asimismo, siguió afirmando que la violencia nadie la quiere, y que todos tenemos pecado y ese pecado nos ha conducido a esta situación.

Perspectiva de Robelo en la reanudación del Diálogo Nacional

Monseñor expresa que en las dos posturas que hay en el diálogo se debe buscar un camino para el bien de Nicaragua: “Yo oigo las diversas personas de instituciones, pero también la oposición dice al presidente que se vaya ya, cada quien manifiesta lo que tiene en su corazón, precisamente por esto es el diálogo para ver si entre estas dos posturas hay un camino que pueda unir para el bien común de Nicaragua” afirmó el jerarca católico.

Recientemente movimientos sociales y parte de la comuna leonesa han considerado a monseñor Bosco como indiferente ante la crisis socio-política que vive el país, pero hay otros que lo elevan como un servidor de Dios conciliador, que busca la paz y sobre todo su papel en el diálogo nacional ha sido significativo quien se ha enfocado en pedir a las dos partes que lleguen a un acuerdo y que ambos se han escuchados.

Feligreses de la Diócesis de León afirman que Bosco siempre se ha caracterizado en tener un discurso de paz, amor y de servicio.

Y por último Vivas culmino la entrevista pronunciándose en cuantos a las personas liberadas: “Nosotros aquí en León no estamos acostumbrado a publicar todas las gestiones que hacemos no porque no valga la pena, sino porque nuestro interés es salvar vidas y evitar mayores confrontaciones; durante estos dos meses y medio de protestas hemos retornado decenas de personas que han sido detenidas a sus hogares, hemos dado consuelo a los familiares de los muertos.

Esperamos que este río de sangre no continúe. Terminó diciendo Bosco con su firmeza y serenidad de conciliador.