5 Razones para espiar las actividades online de tu hijo

0

En los tiempos que vivimos la supervisión online se ha vuelto cada vez más necesaria. Una gran mayoría de las jóvenes generaciones permanecen conectadas probablemente a través de más de un dispositivo, con perfiles en varias redes sociales. Snapchat es una de las plataformas más usadas con las que el mundo digital se abre ante los ojos de un niño.

Puedes compartir casi cualquier cosa y se atreven a probar de todo. Los niños creen que el mensaje se borrará en unos segundos, pero podría acabar volviéndose contra ellos de alguna manera. Siendo solo una de las muchas posibilidades de lo que podría pasar en la red.

En primer lugar, en una sólida relación padre/madre-hijo es fundamental formar parte de su vida, haciendo que el niño o niña te reciba abiertamente en su vida. Una vez hayas establecido esta base, debes recordar a tu hijo que debe comportarse de manera adecuada en el mundo virtual y estar alerta antes estos elementos perjudiciales con los que podría encontrarse:

Ciberbullying

Los niños podrían ser acosados, amenazados, atormentados o avergonzados por su propios compañeros, prefiriendo además seguir sufriendo antes que contar su problema.

Compartir demasiado

Muchos usuarios piden ASL (edad, sexo y ubicación) antes de nada. Desde contraseñas a fotos sexis pasado por la dirección de tu casa, los niños no son conscientes de las verdaderas consecuencias de compartir esta información.

Contenido inapropiado

Para desesperación de los padres los menores de edad están viendo contenido para el que aún deberían esperar 10 años para poder ver. No es solo pornografía, sino también palabras malsonantes y violencia que cualquiera desaprobaría.

Sexting

Incluso los niños más reservados podrían envalentonarse cuando hablan de sexo en un chat y mostrar más de lo que deberían. Sexting, imágenes sugerentes e incluso pornográficas podrían acabar publicadas en cualquier parte, arruinando para siempre la vida de los niños.

Depredadores online

Las salas de chat pueden hacer que los niños establezcan una relación con un adulto, quien en realidad es un extraño. Los depredadores se aprovechan de la curiosidad de los niños para ponerlos en riesgo de ser explotados o sufrir abuso.

¿Podríamos estar siendo paranoicos? Para nada. ¡Los riesgos a los que se exponen al volver a casa son ínfimos comparados con los peligros que pueblan la red! Sin embargo, la tecnología puede ser tu amiga. WhatsApp Spy es una fiable app de monitoreo que pude ayudar a proteger a tu hijo de una manera discreta. Puedes ver sus mensajes con buenas intenciones.

Monitorizar la actividad de tu hijo es simplemente parte de ser padre. La cuestión no es acabar con su confianza o cruzar ningún límite. Se trata de proteger a tu hijo o hija de los daños que aún no son conscientes que pueden sufrir, al menos hasta que sean lo suficiente mayores como para distinguir la amenaza por sí mismos.