Huertos aseguran alimentación a familias nicaragüenses

0

Unas 140 familias están siendo beneficiadas para mejorar la disponibilidad y consumo de los alimentos en sus hogares, a través de la implementación del método innovador del cultivo biointensivo en huertos familiares en el norte y sur de Nicaragua.

Los municipios de Totogalpa, San Lucas, Somoto y La Sabana de Madriz, el Refugio de Vida Silvestre Los Guatuzos de Río San Juan; y Moyogalpa y Altagracia en la Isla de Ometepe, Rivas; son las zonas atendidas con el proyecto BIOSAN, financiado por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y la Junta de Andalucía.

Primeramente, los productores han sido formados para que aprendan el sistema básico del cultivo biointensivo, luego han establecido sus huertos en sus patios o pequeñas parcelas, en el que participa toda la familia, con el debido acompañamiento técnico de personas especializadas en el método, y ahora están cosechando sus alimentos, los que han mejorado la dieta familiar.

Amigos de la Tierra España, Fundación Entre Volcanes (FEV), el Instituto de Promoción Humana Somoto (INPRHU – Somoto) y la Universidad Nacional Agraria (UNA), son los que ejecutan el proyecto en el norte y sur del país, con una inversión que supera los 490 mil euros.

Hasta la fecha se ha beneficiado a 140 productores, los que establecieron igual número de huertos biointensivos con más de 2 ciclos productivos consumiendo alimentos nutritivos, 15 nuevos cultivos se han incorporado en sus huertas y se dispone de 4 centros de aprendizaje del método biointensivo.

“Yo recomiendo los huertos porque nos garantiza alimentos orgánicos, sanos, y nos nutre el suelo. Ahorramos dinero y no estamos esperanzados solo al marido, a lo que el marido traiga sino que nosotros como mujeres también aportamos”, dice la productora Eda Rivera, de Quebrada Grande, Tototalga.

El proyecto actualmente está promoviendo en las familias el consumo de alimentos nutritivos e inicuos provenientes de los huertos biointensivos. Además, de la higiene personal y en el hogar, a fin de garantizar una adecuada manipulación y preparación de los alimentos en hogares saludables.

Los pequeños productores que participan en el proyecto han aprendido a través de las Escuela de Campo Biointensiva a nutrir el suelo, diversificar sus alimentos, mejorar su alimentación y nutrición, y comercializar el excedente.

Nicaragua ha sido pionera en Centroamérica con la implementación del método para contribuir a la sustentabilidad alimentaria, la nutrición del suelo y la producción suficiente de alimentos para las familias rurales. Amigos de la Tierra España ha venido difundiendo el método en Nicaragua, con apoyo de la UNA, desde el 2015 en Nicaragua, El Salvador, Honduras y recientemente en España, con fondos de la Agencia Española de Cooperación para el Desarrollo Internacional (AECID) y la Junta de Andalucía.