Francia considera estado de emergencia para detener disturbios

0
Autos incendiados en una calle de París, el 2 de diciembre de 2018, un día después de violentas protestas contra el alza de combustibles y el costo de vida.

PARÍS — Francia considerará imponer un estado de emergencia para evitar que se repitan algunos de los peores disturbios civiles en más de una década e instó a los manifestantes pacíficos a venir a la mesa de negociaciones, dijo el domingo el portavoz del gobierno, Benjamin Griveaux.

Grupos de jóvenes con rostros enmascarados, algunos con barras de metal y hachas, se amotinaron en las calles del centro de París el sábado, incendiando una docena de vehículos y edificios. La policía dice que 133 personas resultaron heridas y 412 fueron arrestadas en los disturbios.

«Tenemos que pensar en las medidas que se pueden tomar para que estos incidentes no vuelvan a suceder», dijo Griveaux a la radio Europe 1.

Trabajadores limpian el Arco del Triunfo un día después de una protesta de chalecos amarillos contra el alza de combustibles y el costo de vida. Diciembre. 2, 2018 in Paris. El grafiti en el monumento dice «Los chalecos amarillos triunfarán».

Desprevenidos

Las autoridades se vieron sorprendidas por la escalada en la violencia después de dos semanas de protestas en todo el país contra los impuestos al combustible y el costo de vida, conocido como el movimiento del «chaleco amarillo» por las chaquetas fluorescentes que deben tener todos los vehículos en Francia.

El presidente Emmanuel Macron sostendrá una reunión de emergencia con el primer ministro y el ministro del Interior más tarde el domingo para discutir los disturbios y cómo iniciar un diálogo con el movimiento de protesta, que no tiene una estructura o liderazgo real.

Cuando se le preguntó sobre la imposición de un estado de emergencia, Griveaux dijo que estaría entre las opciones consideradas el domingo.

«Está fuera de discusión que cada fin de semana se convierta en una reunión o ritual para la violencia», dijo.

Protestas desde mediados de noviembre.

Las protestas comenzaron el 17 de noviembre y crecieron rápidamente gracias a las redes sociales, con los manifestantes bloqueando las carreteras en toda Francia e impidiendo el acceso a centros comerciales, fábricas y algunos depósitos de combustible.

Las autoridades dijeron que grupos violentos de la extrema derecha y la extrema izquierda, así como «matones» de los suburbios, se habían infiltrado en el movimiento de chalecos amarillos en París el sábado, aunque el ministro del Interior, Christophe Castaner, dijo que la mayoría de los arrestados eran manifestantes regulares empujados por grupos marginales.

Hablando en BFM TV a última hora del sábado, Castaner dijo que las autoridades habían implementado todas las medidas de seguridad para prevenir la violencia, pero que se habían enfrentado a grupos extremadamente violentos, organizados y determinados.

Sin embargo, dijo que el gobierno había cometido un error en la forma en que comunicó sus planes para alejarse de la dependencia del petróleo, la política que llevó a un aumento de los impuestos sobre el combustible.

Él y Griveaux instaron al movimiento del chaleco amarillo a organizarse y acudir a la mesa de negociaciones.

«Estamos listos para hablar con ellos en todas partes y la puerta está abierta para ellos», dijo Griveaux.

Paul Marra, un activista del chaleco amarillo en Marsella, dijo a BFM TV que el gobierno era el culpable de la violencia en todo el país.

“Condenamos lo que sucedió, pero fue inevitable. La violencia comenzó desde la cima. El mayor matón es el estado a través de su inacción», dijo Marra.