¿Por qué se le llama huachicol al combustible robado en México?

1

El problema del huachicol domina el debate político y social en México desde que el gobierno del presidente, Andrés Manuel López Obrador, puso en marcha una estrategia contra el robo de gasolina.

Durante los últimos años, los “huachicoleros” –quienes participan en la extracción y venta de combustibles robados– han generado pérdidas millonarias a la empresa estatal Petróleos Mexicanos (Pemex). Según datos oficiales, las pérdidas del Estado son de 60.000 millones de pesos al año (unos 3.000 millones de dólares).

A pesar de que existe un debate en México sobre el origen exacto del término huachicol, especialistas coinciden en que la raíz viene de la palabra en lengua maya “huach” o “waach”, un término usado para referirse a los “forasteros”, según informó ‘BBC Mundo’.

La Academia Mexicana de la Lengua explica en su Diccionario de Mexicanismos que, además de ser un apodo para “forastero”, otra de sus acepciones en la región sureste –donde habitan los mayas– es la de “ladrón”.

Tiempo después los hablantes le añadieron al término “huache” el sufijo “col” por una actividad ilegal.

Durante el siglo XX, era común la venta de bebidas alcohólicas adulteradas (y baratas) entre las cuales hubo una imitación de tequila en la cuna de esta bebida, el estado de Jalisco.

Para entonces se hablaba del huachicol, probablemente por tratarse de alcohol de caña. “‘Se vende huachicol’, decía el anuncio de cartón colocado en la ventana de una vieja casa al lado de la carretera que conducía a Tequila (población de Jalisco)”, explicó el académico Luis Ernesto Salomón en un artículo en el diario ‘El Informador’.

La Academia Mexicana del Tequila define precisamente al “huachicol” como una “bebida destilada adulterada con alcohol de caña”.

Verdadero problema

En los últimos años en México el hurto de combustible se ha convertido en una actividad delictiva que no parece tener una solución fácil a corto y medio plazo. Se trata de una acción muy lucrativa que ya se ha convertido en un verdadero problema para sectores como el del transporte, empresas o las propias autoridades.

Se constituye además como el movimiento delictivo más beneficioso económicamente solo por detrás del narcotráfico. El ‘huachicoleo’ consiste en la sustracción del combustible de manera ilegal y rudimentaria utilizando para ello tomas improvisadas en algunos de los oleoductos que recorren el país transportando esta valiosa mercancía.

El origen de la crisis de gasolina y diésel no es la falta de productos sino las dificultades para distribuirlo, coinciden empresarios y autoridades.

La mayor parte de los combustibles se distribuyen por los 17.000 kilómetros de poliductos de Pemex.

1 COMENTARIO

Comments are closed.