Cultura del ahorro: ¿Cómo utilizarla en mi negocio?

0

El ahorro se ha convertido en la base de la inclusión financiera de los países en desarrollo. Diversos sectores vulnerables del continente se han visto beneficiados al contar con la información correcta respecto a finanzas. Pero, ¿de qué se trata esta herramienta contra la pobreza?

La cultura del ahorro va más allá de ser una simple acción, se trata de una ideología o política que permite a una persona, familia o sociedad utilizar sus recursos monetarios adecuadamente. El objetivo se trata de contar con un excedente de dinero que resguarde el futuro del individuo o se convierta en una herramienta de solución frente a una situación inesperada.

La cultura del ahorro en Nicaragua

Quizá para algunos resulte exagerado calificar de ideología o política a este mecanismo económico, pero ahora entenderán el porqué. Cuando existe una verdadera cultura del ahorro la encontramos en todos los niveles: Gobierno, empresa y ciudadano. Claramente, Centroamérica presenta una realidad completamente distinta. El reducido poder adquisitivo de los hogares, la falta de estímulos financieros, el riesgo político y económico son algunos de los motivos por los cuáles no existe un ahorro como cultura. Por ejemplo, según el informe Global Findex, en el 2014 solo el 8.1 % de la población adulta nicaragüense (+15) contaba con ahorros en una institución financiera.

Estimular el ahorro representa grandes beneficios para las diferentes aristas de una comunidad. Diversas instituciones públicas y privadas han comprendido las ventajas que podrían originarse y han tomado cartas en el asunto. Como el caso de la Asociación Nicaragüense de Instituciones de Microfinancieras (Asomif), la cual promovió el marco de la Reforma de la Ley 769: ‘’Ley de Fomento y Regulación de las Microfinanzas’’. Esto con el objetivo de permitir al micro y pequeño empresario obtener una cuenta de ahorro como un derecho fundamental.

Otro ejemplo es el caso de MONEDEROsmart, un aplicativo que tiene como objetivo brindar información sobre conceptos financieros de forma dinámica y atractiva. Esta iniciativa es impulsada por dos jóvenes emprendedores, Florian Felsing y Alexander Eser. Su objetivo es desmentir el mito que solo quien cuente con una educación privilegiada será capaz de conocer sobre finanzas y utilizar sus recursos de forma adecuada.

¿Qué acciones puedo ejecutar en mi negocio?

La mayoría de personas destinan sus ingresos personales al consumo de bienes y servicios, eventualmente ahorran pequeñas cantidades. Por el contrario, tú como empresario, ahorras gran parte de tus ingresos. Debido que, el ahorro es tu principal herramienta si buscas el progreso de tu emprendimiento.

Algunas de las razones por las cuáles debes ahorrar:

  1. Enriquecer tu capital laboral. Contar con el capital para comprar insumos y materiales necesarios para duplicar tus ventas. Uno nunca sabe cuando se va a presentar una nueva oportunidad o contrato para el que necesitarás excedente monetario.
  2. Aprovechar el contexto. Imaginemos que la competencia directa de tu negocio decide dejar el rubro y quiere vender su maquinaria. Con una buena cantidad de dinero podrías adquirir sus herramientas a un precio asequible y mejorar tus procesos de producción.
  3. Afrontar crisis. Todo negocio depende del contexto económico de un país. Existen temporadas de escasez. ¿Cómo piensas pagar tus costos fijos? Un dinero extra podría salvar ese mes en el cual no registraste un gran número de ventas.

¿Cómo inicio?

Ahorrar no es fácil. Establece un compromiso contigo mismo y con tu empresa. Fíjate una meta diaria, semanal, quincenal o mensual.

La mayoría de personas cree que ahorrar es posible según los ingresos que se generan, cuando en realidad depende del manejo de gastos, o en este caso costos. Emplea adecuadamente la energía eléctrica y el consumo de agua en tu hogar, de esta forma tus costos disminuirán y tus utilidades serán mayores. Nunca gastes el dinero de la empresa para realizar compras personales, sino asígnate un sueldo. Primero debes calcular el monto que se retribuirá si trabajarás para otra persona en un rubro similar. De esta forma, no le quitarás el dinero a tu empresa sino la ayudarás a crecer.