Gobierno sandinista no realizará investigación al supuesto atentado contra obispo, dice diputado oficialista

1
El obispo auxiliar de Managua, monseñor Silvio Báez, fue golpeado bruscamente por turbas del gobierno sandinista en Diriamba, Carazo el año pasado 2018.

MANAGUA — El diputado nicaragüense y secretario de Relaciones Exteriores del partido gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) Jacinto Juárez desestimó las graves denuncias divulgadas por el obispo auxiliar de Managua, monseñor Silvio Báez, quien aseguró que en 2018 se planificó un atentado contra su vida.

Báez, quien es una de las figuras religiosas más críticas de Nicaragua, afirmó este miércoles en conferencia de prensa que el Departamento de Política de la Embajada de Estados Unidos le notificó hace unos meses que estarían planificando su asesinato.

“Mirá, los señores obispos tienen, por su posición, derecho a protección policial. De hecho, algunos de ellos tienen policías que los protegen, como al cardenal (Leopoldo Brenes). Monseñor Báez nunca utilizó ese recurso … en segundo lugar; ese recurso existe mucho en política. Que te amenazan decís vos … creo que ese recurso es poco creíble. Ni siquiera dan la más mínima evidencia de la amenaza”, declaró el diputado sandinista en una entrevista a la Voz de América.

El legislador de izquierda descartó la posibilidad de que el gobierno del presidente Daniel Ortega investigue a profundidad la denuncia realizada por el obispo porque, según él, no existen elementos que prueben lo manifestado por Báez.

“No tenés elementos. ¿Qué vas a investigar? Ahora en el mundo de la política si te metés estás sometido a situaciones. Te exponés a que te amenacen, griten. No es nada extraordinario que te griten: te vamos a pasar la cuenta. Ahora Báez no dice si es una llamada telefónica. Dice que la señora (Laura) Dogu le dijo y ¿adónde está ella?, ¿en qué se basó? Es muy difícil”, aseveró el parlamentario.

El caso del obispo Báez no es aislado, de acuerdo con altos jerarcas de la Iglesia católica nicaragüense. Carlos Avilés, vicario de la Arquidiócesis de Managua, afirmó a VOA que las amenazas contra sacerdotes no han cesado desde que estallaron en abril de 2018 las protestas contra el Gobierno.

Avilés detalló que algunos religiosos han sido más atacados que otros. “Eso depende de la postura que cada uno de ellos tome con respecto a la justicia y a la verdad”, agregó Avilés.

Gobierno tildó de “golpistas” a obispos

Desde abril de 2018, el gobierno del presidente Daniel Ortega criticó a los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) por estar a favor de los manifestantes atacados durante las protestas.

En un acto público frente a sus seguidores, el mandatario nicaragüense tildó de golpistas a los obispos, quienes ejercieron el rol de mediadores en la primera etapa del diálogo nacional, que fracasó por falta de acuerdos entre las partes.

El obispo auxiliar de Managua, monseñor Silvio Báez, es muy querido en Nicaragua tanto por católicos como no católicos.

Ortega manifestó que “la cartilla” leída por los obispos lo impresionó. “Sacaron la estrategia y allí decían: hay que cambiar ya. Nos daban un plazo de dos días … Hay que cambiar ya al Poder Judicial, al Poder Electoral, a la Contraloría, a todos los poderes del Estado, a la Asamblea Nacional, y hay que quitar al presidente y adelantar las elecciones. Yo, cuando recibí el documento dije: bueno. Esto es lo que quieren realmente”, aseguró Ortega ante la multitud.

En esa ocasión, el presidente Ortega se refería a una carta que los obispos le entregaron como propuesta para encontrar una salida pacífica a la crisis sociopolítica nicaragüense.

Asimismo, el mandatario especificó que, a lo interno de la Conferencia Episcopal, hay unos obispos “confrontativos” y otros más “moderados”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 COMENTARIO

  1. El cinismo y el desprecio a la vida humana del sandinismo es histórico. Desde el asesinato de Pedro Joaquín Chamorro con quien el FSLN logro aglutinar al pueblo de Nicaragua para derrocar a Somoza, el asesinato de Jorge Salazar, Argel Sequeira, Enrique Bermúdez y muchos más héroes que cayeron bajo las disposiciones y ordenes de muerte del FSLN y que por desgracia nunca han obtenido justicia debido a los arreglos políticos que han siempre impuestos los sandinistas al pueblo de Nicaragua. Los eventos sanguinarios cometidos por el FSLN por órdenes de su amo supremo en Abril del año pasado son los mimos actos de terror, amenaza, confiscaciones y sobre todo cárcel y tortura que se impusieron el 19 de Julio de 1979. El sandinismo no evoluciona, solo cambia de envoltura, pero sus contenidos, como costumbres son las mismas. Se burlan del atentado al señor Obispo Báez, como si vivir bajo el terror, el miedo de poder ser asesinado es algo común en la Nicaragua que ellos siempre han soñado. El arma del criminal siempre ha sido el terror, la amenaza, el chantaje, asesinatos, robos, y sobre todo el secuestro. Nicaragua sigue secuestrada por el FSLN bajo contubernio de varios oligarcas que gozan de los beneficios económicos que provee dicho sistema de monopolios y privilegios para unos pocos, en perjuicios de la mayoría de los nicaragüenses. Ortega, al igual que Somoza, siempre se han aliado de grupos económicos que ven a Nicaragua como una hacienda donde los esclavos son un elemento de producción, no ciudadanos del siglo XXI. Nicaragua necesita evolucionar a una democracia, tenemos que romper esas cadenas que hoy denuncia el Cardenal Báez, para así lograr fundar una República Democrática y Representativa. Necesitamos ciudadanos que puedan ejercer sus derechos constitucionales, no sicarios al servicio de los oligarcas y al dictador de turno.