Nicaragua: Este 18 de Abril del 2019 se cumple 1 año del estallido de la grave crisis política

0

Nicaragua, hoy 18 de Abril del 2019 se cumple un año del estallido de la grave crisis política, la peor de las últimas cuatro décadas, sin que se avizore una pronta solución al conflicto.

La represión oficial a las protestas sociales que estallaron el 18 de abril de 2018 dejó más de 325 muertos, 2.000 heridos, cientos de detenidos y unos 60.000 exiliados, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Su secretario ejecutivo, el brasileño Paulo Abrao, advirtió hace meses sobre la implantación de un «Estado policial”.

El 18 abril del año 2018 Unas 60 personas que protestan contra una polémica reforma al Seguro Social son atacadas por activistas del gobierno en Managua. Incidentes similares ocurren en León (occidente) y Matagalpa (norte). Al día siguiente, la Policía disuelve a balazos varias protestas universitarias, con un saldo de tres jóvenes muertos y 37 heridos.

Lejos de sembrar pánico en la población, las imagines que empezaron a circular por todo el mundo, fueron el detonante para que la población saliera a las calles a protestar.

Una estudiante de la facultad de ciencias económicas de la UNAN León dijo que ese día los dirigentes estudiantiles los llegaron a sacar del aula y le otorgaron transporte para trasladarse a las protestas y le dieron orden de golpear a cualquier persona que se manifestará, pero en su mayoría omitieron el mandato y 24 horas después se volverían en contra del CUUN.

Desde aquel 18 de abril pasado, las protestas han dejado más de 350 muertos, cientos de heridos, desaparecidos y cerca de 750 presos políticos.

El 22 y 24 abril: Millares de opositores marchan pacíficamente en Managua para exigir la salida de Ortega. Los obispos de la Conferencia Episcopal se ofrecen como «mediadores y testigos» en un diálogo nacional.

16 mayo: Se instala el diálogo entre el gobierno y la Alianza Cívica, cuyos delegados instan a Daniel Ortega a «cesar la represión” y a dejar el poder. El Gobierno denuncia un «intento de golpe de Estado” financiado desde el exterior, mientras Amnistía Internacional (AI) lo acusa de «ejercer una política represiva letal”.