Venezuela podría convertirse en una Siria si Maduro no sale del poder dice senador republicano

0

El senador republicano Rick Scott manifestó que si Nicolás Maduro no sale del poder, Venezuela (tarde o temprano) llegará a ser una nueva Siria y golpearía a toda la región. “Están a solo 3000 kilómetros de Florida”, alertó, según información divulgada por LaNación

Por Redacción Miami Diario
Scott es conocido por ser una de las figuras políticas en Washington que ha impulsado una intervención militar en Venezuela, al alegar que China, Rusia, Irán y Hezbollah tienen una fuerte presencia en el país latinoamericano.

Florida se ha convertido en el epicentro de la política para Venezuela en Estados Unidos, dada la presencia de la diáspora cubana y venezolana. Lo cierto es que este estado juega un papel decisivo en las elecciones presidenciales y en la ofensiva de la Casa Blanca contra el régimen de Nicolás Maduro.

El senador Marco Rubio y el congresista republicano Mario Díaz Balart, entre otros, son otras de las figuras que apoyan claramente al pueblo de Venezuela y claman por una pronta salida a la crisis del país latinoamericano.

De acuerdo con la Casa Blanca, Venezuela, Nicaragua y Cuba conforman la «troika de la tiranía». Para La Habana, Caracas es la primera línea de defensa.

Hasta el momento, la administración de Donald Trump ha desplegado una estrategia de máxima presión diplomática a través de sanciones para tratar de debilitar al régimen de Nicolás Maduro. La intervención militar es otra vía que no ha sido descartada.

Sin embargo, la posibilidad de una intervención en Venezuela abre una grieta en la derecha y dentro del gobierno de Trump.

Scott es partidario de la intervención y alerta sobre el peligro para Florida, mientras que otros legisladores republicanos, como el senador Rand Paul, advierten que una movida militar requiere autorización del Congreso y Trump carece del poder para ordenarla.

Mike Pompeo, por su parte, dijo el fin de semana que existe «una amplia gama de opciones» sobre las que se está trabajando y se mostró confiado en que una intervención militar, a la que puso como último recurso, sería «legal».