Habla retirado de la Guardia Nacional Bolivariana sobre crisis de este cuerpo de seguridad venezolano

0

Fuerza Armada de Venezuela: El futuro se debate entre la lealtad, la corrupción y el deber

Héctor Sarmiento, primer sargento y oficial retirado de la Guardia Nacional Bolivariana, entró -y salió- de ese cuerpo militar en Venezuela, inspirado por el ejemplo de su padre: «La Constitución establece que la Guardia Nacional esté encargada del orden interno del país».

Ahora, desde su exilio en Cúcuta, Colombia, mucha nostalgia por lo que un día fue, resume los días de este hombre que quiere volver a una fuerza armada distinta.

«Yo estaba enamorado de la Guardia Nacional», dijo Sarmiento en entrevista a la Voz de América.

Su tono de reproche sigue mientras cuenta que, -en más de dos décadas de gobierno socialista en Miraflores-, la fuerza armada retrocedió, pasando de ser el orgullo de la nación a un cuerpo politizado, corrupto y donde la meritocracia y la moral militar fueron barridas, -comenta-, por una ideología en función de la supuesta «lealtad» al sistema político instalado en Caracas desde 1998.

«Nunca me gustó la corrupción (…) Lo que yo aprendí dentro de mi formación no era lo que se veía en el mundo real», dijo.

Explicó que con frecuencia fue trasladado de unidad por no cumplir las expectativas de sus jefes.

«Choqué muchas veces con mis superiores cuando pedían cosas que estaban fuera del marco legal (…) pedían cuotas, pedían beneficios personales», aseguró.

Y es que cuando el mundo mira hacia Venezuela, su fuerza militar agrupada en el Ministerio del Poder Popular para la Defensa, es probablemente la institución que mejor muestra la polarización y pone al descubierto las disímiles incógnitas que se ciernen sobre la nación sudamericana en crisis.

La coexistencia de dos gobiernos paralelos, el que lidera el presidente en disputa Nicolás Maduro, y la gestión del líder opositor encargado, Juan Guaidó, no han hecho más que mostrar las fortalezas y las fallas de una fuerza armada en la que está puesta la esperanza de unos y otros, situados a ambos lados en la contienda por el poder en Venezuela.

Cuatro exoficiales exiliados en Colombia ofrecieron sus testimonios recientemente a la VOA. Son parte de los cientos de militares, -activos o no-, que dejaron el país después del 23 de febrero pasado, cuando Guaidó los convocó a seguirlo en la ruta de derrocar a Maduro.