Bachelet se reunió con representantes de gobierno de Maduro, oposición a la espera de turno

0

La Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, se reunió ayer jueves, entre otros, con el canciller del gobierno en disputa de Venezuela, Jorge Arreaza, y el ministro de Defensa Vladimir Padrino, mientras familiares de presos políticos y otros actores del complejo contexto político local esperan su turno.

Tras su llegada el miércoles, Bachelet dijo que espera «escuchar todas las voces». Una visita del organismo que representa Bachelet ha sido esperada por años, por lo que está generando expectativas dentro y fuera del país.

Su antecesor, Zeid Ra’ad al Hussein, solicitó visitar Caracas pero el gobierno se lo negó, acusandolo de emitir comentarios “infundados” e “irresponsables” al denunciar violaciones a los derechos humanos.

Durante su segundo día en la capital venezolana, la alta comisionada también se reunió con el fiscal general designado por la oficialista Asamblea Nacional Constituyente, Tarek William Saab y el Defensor del Pueblo, Alfredo Ruíz, y el presidente del Tribunal Supremo de Justicia, Maikel Moreno.

En su reunión con el vicepresidente de Planificación, Ricardo Menéndez, el funcionario le solicitó a Bachelet interceder ante el sistema de Naciones Unidas para poder «movilizar los recursos bloqueados» en el exterior por sanciones al gobierno en disputa para poder destinarlos a medicinas y alimentos.

Venezolanos salieron a protestar temprano para llamar la atención de Bachelet. Frente a la sede del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), manifestantes exigen respeto a los derechos humanos. Miembros de sindicatos se quejaron de que Bachelet salió por una puerta trasera y reclamaron, por ejemplo, la libertad para más de 600 presos políticos y realizaron otras demandas relacionadas con la educación, según constató la VOA.

En su visita que comenzó el miércoles y culmina el viernes, Bachelet tiene previsto reunirse con funcionarios de los gobiernos paralelos que rigen Venezuela, uno liderado por el presidente encargado Juan Guaidó, y el otro por el presidente en disputa de Nicolás Maduro.

Su agenda incluye reuniones con diputados de las dos asambleas instaladas y con familiares de presos políticos y otros actores del complejo contexto político venezolano.

Está previsto que al término de la visita el viernes, emita una declaración.