China acusa a EE.UU. de socavar la estabilidad global

0
El portavoz del ministerio de Defensa de China, Wu Qian reiteró que China no renuncia al uso de la fuerza en los esfuerzos por reunificar Taiwán con la China continental.

BEIJING — China acusó el miércoles a Estados Unidos de socavar la estabilidad global con medidas unilaterales y «política de poder», en la primera presentación detallada del Ministerio chino de Defensa sobre sus objetivos desde que el presidente Xi Jinping asumió el poder.

Estados Unidos era el primer país mencionado en la sección inicial del documento sobre «factores desestabilizadores destacados» y «cambios profundos» en el entorno internacional de seguridad.

«Estados Unidos ha ajustado sus estrategias de seguridad y defensa nacional y adoptado medidas unilaterales», indicó Beijing en el documento. «Ha provocado e intensificado la competencia entre países, incrementado de forma significativa su gasto en defensa (…) y socavado la estabilidad estratégica global».

El documento es el primer informe detallado sobre defensa nacional que publica China desde el 18vo Congreso Nacional del Partido en 2012, indicó Hu Kaihong, portavoz de la Oficina del Consejo Estatal de Información. Es el 10mo documento de su clase que se difunde desde 1998.

El reporte señala que China no renuncia al uso de la fuerza en los esfuerzos por reunificar Taiwán con la China continental y promete tomar todas las medidas militares necesarias para derrotar a «separatistas».

China incluyó entre sus prioridades contener la «independencia de Taiwán» y combatir lo que considera fuerzas separatistas en el Tíbet y la amplia región occidental de Xinjiang. Aunque destaca su estrategia «defensiva», el reporte también prometió «contraatacar sin duda en caso de ataque».

Además, el documento señaló las iniciativas de Estados Unidos, Japón y Australia para redoblar su presencia militar y sus alianzas en la región de Asia Pacífico, describiéndolas como una fuente de incertidumbre en la región.

La expansión militar de China en los últimos años ha sembrado la preocupación entre otros países del Pacífico, una región dominada desde hace años por la Marina de Estados Unidos.