Un ‘Júpiter caliente’ con una temperatura de 2.500 grados Celsius se está deformando (y parece un balón de fútbol)

0

El exoplaneta WASP-121b orbita muy cerca de su estrella anfitriona y está enviando metales pesados ​​como hierro y magnesio al espacio

Imagen Ilustrativa.

Los astrónomos han descubierto que el exoplaneta caliente WASP-121b se está deformando y adoptando el aspecto de un balón de fútbol por la atracción gravitacional intensa de su estrella anfitriona, de acuerdo con un nuevo estudio publicado este jueves en la revista The Astronomical Journal.

El WASP-121b está enviando metales pesados ​​como hierro y magnesio al espacio. La atmósfera de este cuerpo celeste es tan caliente que el metal se vaporiza y escapa de la atracción gravitacional del planeta, descubierto por el telescopio espacial Hubble de la NASA en 2015.

Este hallazgo representa el primer caso conocido de un gas de metales pesados saliendo de un ‘Júpiter caliente’, que es un apodo para exoplanetas gaseosos grandes que orbitan muy cerca de sus estrellas anfitrionas.

«Estos planetas están tan fuertemente irradiados por sus estrellas anfitrionas, que ellos mismos son casi como las estrellas», explicó el coautor del estudio, Drake Deming, citado por el portal Phys.org. «[El WASP-121b] está siendo evaporado por su estrella anfitriona hasta el punto de que podemos ver átomos de metal escapando de la atmósfera superior donde pueden interactuar con el campo magnético del planeta», agregó el científico.

Planeta abrasador

Los astrónomos explican que por lo regular este tipo de exoplanetas todavía es lo suficientemente frío como para condensar elementos más pesados ​​como el magnesio y el hierro en nubes que permanecen en la atmósfera del cuerpo celeste.

Sin embargo, con el WASP-121b, que se encuentra a unos 900 años luz de la Tierra, todo es diferente, ya que orbita tan cerca de su estrella anfitriona que la atmósfera superior del planeta alcanza una temperatura de 2.500 grados Celsius. Además, debido a su ubicación, el planeta está siendo destrozado por la gravedad de la estrella anfitriona, lo que le hace cambiar de forma.

«Se han visto metales pesados ​​en otros ‘Júpiteres calientes’ antes, pero solo en la atmósfera inferior. Con WASP-121b, vemos que el magnesio y el gas de hierro están tan lejos del planeta que no están unidos gravitacionalmente. Los metales pesados ​​escapan en parte porque el planeta es tan grande y está tan hinchado que su gravedad es relativamente débil. Es el planeta que está siendo despojado activamente de su atmósfera», subrayó otro coautor del estudio, David Sing.