El Banco Central de Nicaragua confirma que menos comida y medicina fue importada al país

0

MANAGUA — Entre enero y abril de este año las importaciones de alimentos y medicinas en Nicaragua se redujeron en 60 millones de dólares, comparado con igual periodo del año pasado, según datos del Banco Central de Nicaragua (BCN). El sociólogo y creador de la cartilla alimenticia, Cirilo Otero, explicó que este hecho tendrá un efecto significativo en los indicadores de pobreza y en la seguridad alimentaria y nutricional de los nicaragüenses.

“Lo primero es desnutrición, ya sabemos que hay desnutrición crónica y aguda, tenemos una cantidad enorme de niños menores de 60 meses que si no se alimentan apropiadamente caen en el proceso de desnutrición, el segundo es que la hambruna puede producir revuelta social, inestabilidad social, un estado de situación violenta en el país”, dijo el analista a la Voz de América.

La caída en las importaciones de alimento ocurre en momentos que no hay proyecciones optimistas sobre la producción de primera del ciclo 2019-2020, producto del incremento en los costos de producción y el valor de los insumos para la misma.

Otero explicó que: “en Nicaragua hoy día estamos padeciendo una situación descendente en la cantidad de áreas de cultivo y esto genera una preocupación porque no vamos a tener la cantidad de alimentos que se requieren para el consumo nacional, en el ano 2020 tenemos una perspectiva muy timorata y creo que vamos a tener serios problemas alimentarios”.

En total, Nicaragua ha dejado de importar 9,554 toneladas de alimentos y medicinas hasta abril de este año. El economista y catedrático Luis Murillo explicó que un elemento que está incidiendo en la caída de las importaciones de medicinas y alimentos es el impacto de la reforma tributaria.

“Prácticamente la reforma tributaria ha venido a encarecer los costos de importación, y eso ha generado prácticamente que los importadores compren menos a nivel internacional, y el tercer elemento es que a nivel interno la mayor parte de los actores económicos han perdido sus empleos y también ha contraído la demanda”, manifestó.

El economista explicó que el gobierno intenta reducir las importaciones de todo tipo para proteger las reservas internacionales afectadas por la crisis que atraviesa el país. “Eso significa la utilización de divisas, y el gobierno ahorita tiene una política de austeridad en cuanto a la utilización de divisas, entonces, el disminuir 60 millones de dólares en el primer trimestre, aunque baje la importación de dos cosas que son fundamentales como los alimentos y la medicina, le ahorran al Estado la utilización de divisas”.

Los analistas coinciden en que la caída en ambos indicadores refleja que la crisis está deteriorando la calidad de vida de los nicaragüenses, lo que a su vez afecta la productividad en el país.