Noruega no se da por vencido sobre diálogo en Venezuela pese a estancamiento

0
El presidente en disputa de Venezuela, Nicolás Maduro, ordenó a su delegación que no asistiera esta semana a las negociaciones en la isla de Barbados, un mecanismo impulsado por Noruega para encontrar una solución a la crisis política y humanitaria que sufre el país.

Cuando parecen estancados los diálogos en la isla de Barbados entre las fuerzas políticas que luchan por el poder en Venezuela, el país impulsor de la iniciativa no se da por vencido en su intento por mantener a las partes en la mesa hasta conseguir una salida a la severa crisis.

Noruega, arquitecto de la negociación, ha dicho que sigue en contacto con representantes del presidente en disputa Nicolás Maduro y del líder encargado Juan Guaidó de cara a próximas reuniones.

La negociación se interrumpió esta semana, cuando Maduro ordenó a su delegación no asistir a los encuentros previstos el jueves y viernes, en respuesta a las sanciones económicas recientes impuestas por Estados Unidos.

«Tomo nota de que las reuniones programadas para esta semana en Barbados no tendrán lugar. Noruega está facilitando el proceso de negociación a solicitud de los principales actores políticos en Venezuela, y programa todas las reuniones en función de la disponibilidad de las partes», dijo el jueves el diplomático noruego Dag Nylander, facilitador jefe en los diálogos.

Explicó que están en contacto con las delegaciones «con respecto a las próximas reuniones» y que la facilitación «continúa bajo el principio de que a las partes les gustaría, y que hay perspectivas realistas de una solución negociada que pueda beneficiar al pueblo venezolano».

Los miembros de la delegación de Guaidó sí viajaron, y culpan a Maduro de los graves problemas que padece el país. Guaidó ha dicho que es poco serio que Maduro interrumpiera la negociación y afirmó que a su equipo nada lo pararía del mecanismo de Oslo.

Maduro no mencionó el jueves la cita de Barbados. Los contactos con las partes empezaron en mayo en Oslo y buscan una salida a la crisis de Venezuela. Maduro dice que la oposición busca derrocarlo con apoyo de Estados Unidos.

«El imperialismo norteamericano se volvió loco y metió una puñalada trapera al alma de Venezuela, a la vida económica de Venezuela», dijo Maduro tras las sanciones.

Expresó además que los que se le oponen «salieron a hacer fiesta» tras las sanciones.

Venezuela dividida sobre el diálogo
Expertos, como el consultor político Osvaldo Ramírez, dijo a la Voz de América que el gobierno en disputa se ha parado de la mesa para presionar por la retirada de la sanción, que contiene el bloqueo de los negocios del gobierno en disputa en suelo estadounidense.

«En términos de negociación, estás tratando de decir: ‘Sí, estoy afectado, me levanto temporalmente de la mesa’, pero sí hay altas probabilidades de que puedan regresar bajo ciertos acuerdos», dijo Ramírez.

El experto explicó que estudios realizados por su grupo indican que el 70 por ciento cree en la negociación como una forma de salir de la crisis y conseguir elecciones libres.

Consultados parecen haber perdido la paciencia: «Diría que la oposición también debería haberse levantado hace rato de esa mesa», dijo un joven consultado por la VOA.

Otro joven encuestado en Caracas, dijo que el hecho de que el gobierno se haya levantado de la mesa es «completamente preocupante».