Fortuna de Wang Jing baja de US$10 mil 200 millones a 905 millones de dólares: Forbes

0

Concesionario del Canal Interoceánico, el chino Wang Jing se queda sin plata, pero el presidente Daniel Ortega dice que el Canal va

La fortuna multimillonaria de Wang Jing, el desconocido dueño de la empresa china HKND, la transnacional que había anunciado con bombos y platillos hace unos seis años atrás dijo construiría el Canal Interoceánico, se ha disminuido de tener US$10 mil 200 a sólo 905 millones de dólares, ya no integra la lista de los multimillonarios de la revista Forbes.

De acuerdo a la reconocida empresa informativa, Wang fue sacado del largo listado de los más ricos del mundo desde el año pasado. En 2019 forma parte de la lista de los millonarios, confirmando el paulatino descenso del empresario chino en estos ranking desde su descalabro en la bolsa de Hong Kong.

Desde el 2018 ahora está en el puesto número 376 en la lista de los ricos de China. El presidente de Nicaragua Daniel Ortega Saavedra, nuevamente repitió la semana pasada, que el Canal Interoceánico va.

Wang Jing sigue siendo el presidente del grupo Beijing Xinwei Telecom Technology Group, un suplidor de tecnología de telecomunicaciones, uno de cuyos socios es nada más y nada menos que el Ejército de China.

Forbes dice sobre el millonario lo siguiente, que «Wang ha tenido un gran impacto en los últimos años con un audaz plan para construir un canal de US$50 mil millones en Nicaragua, pero el progreso se ha ralentizado en los últimos años».

HKND abandona oficina porque no las podía seguir pagando

El portal Trinchera de la Noticia, reporta que «el antiguo multimillonario Wang Jing, quien acordó construir un canal en Nicaragua para rivalizar con el Canal de Panamá, abandonó su oficina en el rascacielos más alto de la isla de Hong Kong. HK Nicaragua Canal Development Investment Co., una subsidiaria de una compañía propiedad de Wang, entregó su contrato de arrendamiento el 18 de abril para suites en el piso 18 del Centro de Finanzas Internacionales. La compañía había renovado un contrato de arrendamiento de tres años para las oficinas en enero de 2016, con la opción de extenderlo por otros tres años, según el registro de la propiedad de Hong Kong. El contrato de arrendamiento fue inicialmente por HK$2,1 millones por mes».