Ciudadanos por la Libertad insta al PARLACEN a no sesionar en Nicaragua

0

El Parlamento Centroamericano tiene programado realizar sus Foros Regionales en Nicaragua del 26 al 30 de agosto del 2019 sin tomar en consideración que desde abril del dos mil dieciocho, el gobierno de Nicaragua presidido por Daniel Ortega desencadenó una represión sin precedentes en nuestra historia política, que provocó más de 300 personas asesinadas, miles de heridos, torturados y desaparecidos lo mismo que prisioneros políticos aún en prisión.

Más de ochenta mil compatriotas abandonaron el nuestro refugiándose en Costa Rica y otros países. Toda esta información se encuentra en los sendos informes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y los organismos MESENI y GIEI, creados ex profeso para atender la situación de manera emergente.

La Organización de los Estados Americanos (OEA) ha dedicado sesiones de su Consejo Permanente y en su 49 AG en Medellín, Colombia, instó al gobierno a retomar la mesa de diálogo para buscar una solución política negociada.

El Alto Comisionado para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas continúa demandando al gobierno la restitución de los derechos humanos conculcados ya hace más de un año bajo la tesis odiosa y repudiada internacionalmente de un supuesto golpe de estado, ya que aquí lo que hubo fue una explosión de rebeldía ante el abuso de poder, la corrupción y el irrespeto a los más elementales derechos civiles y políticos de todos y cada uno de los nicaragüenses.

Ante estos hechos llamamos la atención de los honorables diputados del PARLACEN a actuar consecuentemente con los principios y valores que dicen representar, ya que debieran, por respeto a las víctimas de la represión, a los muertos, encarcelados, torturados, exiliados y empobrecidos, abstenerse de realizar ese foro regional que será usado como justificativo de parte del gobierno, de que aquí no pasa nada.

Meritoria y admirable es la decisión de los Honorables Diputados de las bancadas democráticas que en una actitud consecuente y solidaria no concurrirán, debido a los hechos acontecidos en nuestro país. A ellos nuestro agradecimiento.

Asimismo los temas que concitan estos Foros: Paz, Democracia, Mujeres, entre otros, como es bien sabido han sido destruidos por la represión, la corrupción y una ambición desmedida de poder.

Estamos viviendo un régimen policial y represivo en una suerte de estado de sitio de facto, donde no se respeta nada y el Parlacen comparece inexistente ante la demolición de la institucionalidad democrática en Nicaragua.

El Parlamento Centroamericano, por su historia y su naturaleza debería centrarse en coadyuvar con el pueblo de Nicaragua a encontrar una solución a la grave crisis política, socioeconómica y humanitaria que este gobierno ha provocado y que pasa por exigirle regrese a la mesa del diálogo para buscar una salida política negociada.

Asistir alegremente a estos eventos deja mucho que desear del “foro político por excelencia de la integración Centroamericana” que no lo será en tanto y en cuanto regímenes como el de Nicaragua, que viola la letra y el espíritu del SICA y del Protocolo de Tegucigalpa y de los compromisos contraídos en Esquipulas II, que insta a convertir a Centroamérica en una región de paz, democracia y desarrollo, continúen obstaculizando la construcción de la paz firme y duradera, cuyo fundamento es la democracia y el respeto a los derechos humanos.