Trabajadoras argentinas emprenden el rescate de una popular fábrica de golosinas abandonada por sus dueños

0

La empresa Suschen fue cerrada en julio, dejando a 101 operarios, el 90 % mujeres, sin trabajo y sin indemnización. Ahora tomaron la planta y apuntan a formar una cooperativa

La empresa de golosinas Suschen, fabricante de populares dulces de las décadas del 80 y 90 en Argentina, entró este año en un proceso de crisis y vaciamiento, y terminó cerrando en julio, dejando a sus 101 empleados y empleadas —en su mayoría mujeres—, sin trabajo y sin indemnización.

Ante ese panorama, los trabajadores y trabajadoras decidieron mantenerse en el interior de la planta, ubicada en la localidad de Rafael Castillo, provincia de Buenos Aires. Pagaron los impuestos y ahora intentan volver a poner en marcha la producción a través de una cooperativa.

‘Mielcitas’, ‘Naranjú’, galletas, alfajores y semillas de girasol son algunos de los productos que elaboraba la fábrica desde su apertura, en 1976. Los dos primeros han sido marcas insignia de la compañía, y son especialmente recordados por los argentinos adultos que atravesaron sus infancias en las últimas dos décadas del siglo pasado.

El dueño de lo que fue Suschen, Roberto Duhalde, primo del expresidente interino de Argentina tras la crisis de 2001, Eduardo Duhalde (2002 – 2003), dejó costosas deudas luego del cierre, por lo que los integrantes de la cooperativa piden a los estados nacional y provincial que permitan el funcionamiento de la planta bajo gestión de los trabajadores. También exigen que les habiliten el uso del inmueble y las máquinas en pos de sostener las fuentes laborales.

«Estamos en esta situación desde el 11 de julio. Los dueños de la fábrica se fueron y no tenemos noticias de ellos desde entonces. No nos enviaron ningún telegrama de despido, nos han dejado sueldos, aguinaldos y vacaciones adeudados», cuenta Ayala, presidenta de la cooperativa y una de las operarias que tenía la fábrica, a RT.