Monseñor Rolando Álvarez denuncia que gobierno de Ortega quiere restringir celebración de misas

0

Líder católico asegura que esto no lo quería creer hasta que recibe varias denuncias de otros Sacerdotes

El obispo de la Diócesis de Matagalpa, monseñor Rolando José Álvarez Lagos, denunció que autoridades educativas prohíben la realización de misas de acción de gracias y otros actos religiosos para las promociones de ciclos primarios y secundarios en muchos lugares de Nicaragua, por lo que llamó al Ministerio de Educación a “reconsiderar esta medida”.

“Se le está prohibiendo literalmente a muchísimos estudiantes de últimos años de primaria y secundaria que puedan realizar la eucaristía en los templos parroquiales, para agradecer al señor por sus estudios”, denunció el sacerdote, quien es reconocido por su cercanía con los feligreses en las comunidades más vulnerables del país.

“Yo esto no lo quería creer. Me resistía a creerlo, pero cada vez son más las personas, los sacerdotes, que nos están diciendo. No debería prohibírseles porque esto va contra la libertad de expresión, la libertad de religión incluso puede atentar a la libertad de culto”, añadió el obispo evidentemente sorprendido por la medida. Para la iglesia esta situación es irregular y nunca se había reportado anteriormente.

Pese a la denuncia de los religiosos, el Ministerio de Educación no ha emitido ningún comunicado haciendo referencia al caso. Mientras, estudiantes de secundaria consultados por la Voz de América sostienen que les interesa algún tipo de actividad religiosa al culminar esta etapa de su vida.

Jorlenis Berrios, estudiante que este año culmina sus estudios de secundaria en un centro escolar público de la capital, aseguró que: “Yo pienso que hay que dar gracias a Dios, porque gracias a Dios es que nosotros podemos llegar a quinto año (…) llegar a ser bachilleres y después llegar a la universidad”.

Los sacerdotes han realizado un llamado a las autoridades del Ministerio de Educación para que reconsideren esta decisión. Mientras, el Gobierno a través de los miembros de la Policía Nacional mantiene un constante asedio en los templos religiosos.