Taiwán no puede estar ausente en la lucha contra el crimen transnacional

0

El Informe Mundial sobre las Drogas 2018 publicado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC, siglas en inglés) señalaba que América del Norte, así como el Este y el Sudeste de Asia eran regiones clave en la producción y consumo de anfetaminas.

Como resultado de la conexión y cooperación entre grupos internacionales de narcotraficantes, el tráfico de drogas está controlado cada vez más desde otros países. Además, la venta y el tráfico de drogas están muy organizados y se extienden por diversas regiones, lo que dificultan las investigaciones de los países y su control sobre los diferentes aspectos de estas redes criminales como la producción, el transporte, la venta y el flujo de dinero.

A este respecto, Taiwán se ve imposibilitado de participar, por factores políticos, en las reuniones organizadas por la UNODC y la Organización Internacional de Policía Criminal (INTERPOL siglas en inglés) relacionadas con estos temas y no tiene acceso a información fundamental compartida de manera instantánea a través del sistema mundial de comunicación policial I-24/7, así como tampoco tiene acceso a la base de datos sobre documentos de viaje robados o desaparecidos (SLTD, siglas en inglés). Esto ha creado una grave laguna en los esfuerzos globales para luchar contra los delitos relacionados con las drogas, la seguridad pública y el terrorismo.

A pesar de las difíciles circunstancias, las autoridades policiales de Taiwán no han escatimado esfuerzos para combatir el crimen transnacional, resolviendo con éxito muchos casos de delitos internacionales. Por ejemplo, en 2018 la policía taiwanesa cooperó con su contraparte Tailandia en una operación a gran escala contra el crimen económico transfronterizo, recuperando bienes por valor de 120 millones de Baht tailandeses.

La delincuencia transnacional a menudo involucra a diferentes países y regiones, creando diferentes puntos de interpretación en la investigación. Y con unos métodos delictivos en constante evolución, es de suma importancia que los países puedan aprender de la experiencia de otros. Para superar estos desafíos y compartir experiencias, es necesario poner en marcha una cooperación internacional amplía a fin de investigar y rastrear las fuentes, bloquear los canales para el lavado de dinero y confiscar las ganancias ilícitas, con el objetivo primordial de destruir completamente las organizaciones criminales internacionales de fraude y narcotráfico.

Garantizar la seguridad global y la justicia social debe prevalecer sobre cualquier diferencia regional, étnica o política. Por esta razón solicitamos el apoyo de todos los países, para lograr la participación de Taiwán en la Asamblea General de la INTERPOL como Observador, así como a sus reuniones, mecanismos y actividades de capacitación.

Instamos a todos a pronunciarse a favor de Taiwán en los foros internacionales, respaldando la participación pragmática y significativa de Taiwán en los organismos internacionales.

Escrito por el Comisionado Huang Ming-chao
Buró de Investigación Criminal
Ministerio del Interior
República de China (Taiwán)