El mecanizado CNC, clave en la evolución del sector del automóvil

0

La mayoría de productos que utilizamos en el día a día, sobre todo los que tiene que ver con movilidad, están compuestos por decenas de piezas. A veces, incluso, puede hablarse de centenares de componentes de los cuales depende su correcto funcionamiento. Hablamos, por ejemplo, del sector del automóvil. ¿Quién no utiliza el coche para su rutina diaria? La clave para que el vehículo funcione con precisión día a día es, precisamente, la calidad de todas aquellas piezas que componen los engranajes claves de su funcionamiento.

¿Y dónde se fabrican estas piezas? Estamos hablando de un taller de mecanizado como Inoxform, cuyas prestaciones pueden consultarse en este enlace. Este taller es el lugar donde se elaboran con esmero y precisión todos los componentes para el sector de la automoción. Se trata de un sector en constante crecimiento y evolución, por lo que cada vez se requiere de mayor precisión y calidad en las piezas que se producen en este tipo de instalaciones, que deben contar con profesionales especializados en la materia y con tecnología punta para satisfacer las necesidades de esta industria.

Precisamente, el sector del automóvil es cada día más exigente con este trabajo para conseguir el mejor funcionamiento de sus vehículos. En consecuencia, también lo es el cliente final, el conductor o conductora, que espera conducir un coche que funcione a la perfección y cuyas piezas y componentes permitan circular con tranquilidad, sin averías y al volante de un automóvil al que esperan darle una larga vida para moverse en el día a día o en cualquier plan que les apetezca hacer.

¿Qué es un taller de mecanizado?

En este contexto en el que la exigencia y la tecnología van de la mano, cobra un papel clave el taller de mecanizado. Podemos hablar de este taller como el espacio donde se llevan a cabo las labores de mecanizado de piezas, es decir, donde se realiza tanto su diseño como su posterior fabricación y adaptación final mediante el corte, la abrasión o la eliminación de virutas o residuos que puedan impedir su perfecto acoplamiento y posterior función.

En este sentido, se debe hablar del mecanizado CNC, cuyas siglas hacen referencia a la expresión anglosajona Computer Numerical Control. Traducido literalmente a «Control Numérico por Computadora», se trata del proceso que se utiliza en estos talleres para fabricar las piezas mecanizadas a través de la tecnología. Es decir, el taller posee computadoras que controlan y dirigen toda la maquinaria involucrada en la producción de estos componentes que, posteriormente, se utilizarán en el sector de la automoción.

Las computadoras envían información y directrices a toda la maquinaria involucrada en el proceso, y estas ejecutan las ordenes basándose, por ejemplo, en un sistema de coordenadas. Este es el caso de la fresadora, una máquina que debe realizar cortes precisos para dar forma a las piezas en aquellas áreas que se indiquen a través del ordenador interno.

¿Qué ventajas tiene el taller de mecanizado?

Contar con la tecnología necesaria para el mecanizado CNC conlleva una serie de ventajas de las cuales se beneficia tanto la industria de la automoción en general, como el cliente final, que es quien adquiere un vehículo con componentes de calidad que contribuyen a un funcionamiento preciso y eficaz.

En esta línea, la maquinaria implicada en el mecanizado CNC ha evolucionado a pasos agigantados en los últimos años. Esto quiere decir que, hoy día, los procesos de fabricación y producción para dar forma a las piezas se llevan a cabo con márgenes de error que apenas alcanzan el milímetro. Es un síntoma claro de la exigencia del sector, que necesita de componentes que encajen a la perfección y huir de posibles averías o fallos de engranaje.

Otra ventaja del mecanizado CNC, sobre todo para las empresas que se dedican a este proceso industrial, es el ahorro de tiempo y en la inversión en coste humano. Es decir, la maquinaria es un terminal automático que recibe las órdenes desde una computadora y que es capaz de fabricar en un tiempo reducido y con alta precisión las piezas necesarias para el posterior ensamblaje de las partes de un automóvil. Estas máquinas pueden ser desde cortadoras, tornos o fresadoras, entre otras posibilidades. Se trata de tecnología capaz de conseguir resultados de gran calidad en el trabajo con metales como el acero inoxidable.

El mecanizado CNC, clave en el sector de la automoción

Si hablamos de mecanizado CNC, hablamos de un proceso industrial que surgió a mediados del siglo XX en los Estados Unidos. Sus primeras aplicaciones ya demostraron de los beneficios de programar las diferentes máquinas a través de un ordenador interno para conseguir grandes resultados en los componentes mediante la automatización de todos los pasos que conlleva el proceso de fabricación.

Esos beneficios y ventajas han evolucionado durante casi 70 años para, a día de hoy, tener como resultado automóviles que funcionan a través de engranajes y piezas ensambladas con una precisión envidiable que, además, garantizan una vida útil al vehículo más larga que en etapas anteriores. El mecanizado CNC ha tenido gran parte de responsabilidad en el crecimiento del sector de la automoción, y lo seguirá teniendo en el futuro debido a su constante evolución tecnológica enfocada en el diseño y fabricación de mejores componentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *