Periodista exiliado regresa a Nicaragua

1

El periodista Carlos Fernando Chamorro regresó el lunes a Nicaragua tras 11 meses de autoexilio en Costa Rica, manifestando que pese a que no existen garantías respecto a sus derechos constitucionales en el país, volvió para cumplir con su responsabilidad.

“Estoy regresando a mi patria después de casi once meses de exilio en Costa Rica, como ciudadano y como periodista, para ejercer mis derechos constitucionales, aunque en Nicaragua existe un estado de excepción de facto que ha conculcado la libertad de prensa, la libertad de expresión, la libertad de movilización, pero los derechos se reestablecen ejerciéndolos”, dijo Chamorro a su llegada al aeropuerto Augusto C. Sandino.

Chamorro regresó en compañía de su esposa Desirée Elizondo, el profesor Álvaro Antonio Gómez, padre de un joven asesinado en Monimbó, Masaya, la periodista Jennifer Ortiz, y cinco personas más.

“Me siento muy emocionado, especialmente emocionado, porque voy a poder abrazar y ver a mi madre. Es un momento que quiero vivir intensamente. Los valores de mi madre con el legado de mi padre es lo que me mantiene, el sostén que me da confianza y seguridad de que Nicaragua volverá a ser república”, expresó el periodista.

Mientras, el diputado sandinista Luis Barbaso aseguró que el periodista Carlos Fernando Chamorro contribuyó en lo que el gobierno ha denominado un intento de “golpe de Estado”.

“Don Carlos Fernando Chamorro sabe lo que hizo, sabe lo que estaba haciendo y sabe el dinero que recibió de los Estados Unidos para el golpe de Estado. El mea culpa lo traiciona y sabe que él tiene problemas con el pueblo de Nicaragua representado en el gobierno, y el gobierno tendrá que aplicar las leyes cuando lo estime conveniente”, enfatizó el parlamentario.

El 15 de diciembre de 2018 agentes de la policía entraron por la fuerza y sin orden judicial a las instalaciones de los medios de comunicación Confidencial, Esta Semana, Esta Noche y Revista Niú, propiedad de Chamorro. Tras el allanamiento, el comunicador denunció daños en el edificio y robos de documentos, computadoras y discos duros. Fue entonces que decidió abandonar el país por razones de seguridad personal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 COMENTARIO

  1. Por favor Carlos Fernando no exageres tus sufrimientos a nosotros que hemos vivido en el exilio por 40 años aunque nunca fuimos Somocistas a como tu suegro Ricardo Elizondo, quien su hermano le manejaba la Mercedes Benz al asesino, genocida, y otros insultos que ustedes usaban en los 80’s, pero irónicamente, nosotros fuimos despojados de todos nuestros bienes, cuentas bancarias, acusados de delitos falsos, con testimonios falsos de seguidores del FSLN, pero gracias a Dios logramos salir trabajando y logramos educar a nuestros hijos en un país libre de vividores que usan la política o el periodismo para llegar al poder y luego destruir a personas trabajadoras a como era mi padre. Carlos Fernando no te acuerdas cuando celebrabas las confiscaciones, las muertes de los contras, las cárceles a los opositores al regimen comunista de los 80’s, pero ahora criticas a tus confiscadores de hacerte a ti lo que tu glorificabas cuando se lo hacían a los demás? Solo observa como defiendes el robo de la casa que tenia Monica Baltodano. Tambien como tu esposa a usado su relaciones de tu familia para ganar contratos millonarios con la empresa de papel llamada CABAL. Pero como tu eres un hipócrita, falso, mentiroso al igual que tus colegas Sandinistas ahora apareces como opositor buscando cámaras y atención a como lo hacia tu padre, pero que tu madre doña Violeta Barrios, nunca las necesito por tener un carisma natural y una verdadera imagen de persona honesta y grata. Si quieres perdón, comienza pidiendo perdón por todos tus pecados y errores, si no, lo haces es porque todavía crees que eres impoluto y perfecto a como creía tu padre. Claro van a venir colaboradores y compañeros de tu vieja guardia para defenderte, como Monica Baltodano a quien tu siempre promueves y proteges, pero como yo no he estado en esos círculos de hierro, por no ser oportunista, comunista, y algunas veces hasta Somocista como cuando llegabas a las fiestas de Ramiro Lacayo Deshon para codearte con las hijas de Tacho, yo no puedo callar.